jueves, 19 de marzo de 2015

Eclipse solar total, Luna Nueva y celebración de la Primavera en el Hemisferio Norte

Quince días en observación consciente

Queridos amigos de Astrología y Renacer, cuánta expectación por todos y cada uno de estos temas mencionados arriba, aunque en estos momentos el protagonista principal es el eclipse de Sol, en el grado 29º de Piscis y en conjunción al Nodo Sur (Nodo Descendente, hemos de considerar siempre las referencias astronómicas). Recordemos que antiguamente se decía de los eclipses que "un dragón cósmico engullía a una de las luminarias". Por ello, al Nodo Norte se le llama cabeza de Dragón, y al Nodo Sur, Cola de Dragón. En el inconsciente colectivo quedan muchos residuos aún de temores arcaicos, cuando el hombre todavía no tenía acceso a los conocimientos del funcionamiento del Universo, su mecánica, sus leyes, sus ritmos. Teniendo en cuenta que la influencia de los eclipses en los fenómenos físicos puede ser tenida en cuenta, seamos prudentes y estemos atentos a toda distorsión sensacionalista respecto a su posible influencia en los individuos. Ahora tenemos un eclipse total porque hay Luna Nueva, estando el Sol y la Luna, precisamente por la proximidad al Nodo (y los Nodos no son un punto, son una línea, un eje). La luna representa el poder de adaptación que se funda en la tradición o en el conocimiento adquirido en el pasado.

La Astrología estudia los ciclos, así que volvemos hacia atrás, efemérides en mano, para comprender este ciclo. En el año 2007 hubo un eclipse parcial de sol a 28º de Piscis. Si ahora este eclipse del 2015 ha aspectado en conjunción a un planeta de tu carta astral es tiempo de repasar lo que ocurrió hace 8 años y si estás terminando de asimilar una serie de vivencias muy significativas. En 1988 otro eclipse total de Sol a 27º de Piscis, y en 1968 un eclipse anular de Sol a 27º de Piscis. Quiero exponer así el ritmo, la repetición que algunos de nosotros podemos experimentar en uno de los grados de nuestra carta astral donde tenemos un planeta concreto. El énfasis nos motiva para tomar conciencia de lo que simboliza ese planeta en concreto y el lugar que ocupa, y su regencia, y su relación con los demás planetas en nuestra carta natal.






La Luna representa el pasado y este es el poder que durante el eclipse recibe únicamente la Tierra, el poder lunar. Aproximadamente durante al menos quince días -el período que separa la Luna Nueva de la Llena, en este caso hasta el día 31 o el día 1 de abril de madrugada-  lo que se desarrolla queda bajo esta influencia. Pero vamos a matizar todo esto, vamos a profundizar.

Lo interesante es observar en qué grado y signo de una de las casas de nuestra carta natal coincide el eclipse, y si hace conjunción a alguno de nuestros planetas. Y esto no es para alarmarnos, tratamos de comprender para vivir con lucidez y discernimiento, para crear nuestra realidad con serenidad y lucidez, así pues evitemos entrar en estado de pánico, angustia, dejarnos llevar por miedos fantásticos y extraños a algo desconocido que nos pueda tal vez o no ocurrir. Ahora es tiempo de tomar conciencia, de comprender, de observar, es tiempo para permanecer en el presente. El Universo se rige por unas leyes y todo tiende a la armonía y al orden, a no ser que interfiramos, que obstaculicemos, que retardemos, aunque no comprendamos ahora y ello nos motive a buscar, a investigar. Así que será importante que dirijamos nuestra imaginación, nuestros pensamientos y emociones con nuestra voluntad vigilante.

Rudhyar exponía en una de sus obras como en 1936 un eclipse solar coincidió cerca del Sol (tengamos en cuenta su significación por tanto) en la carta de Mussolini quien proclamó un "Nuevo Imperio Romano", revivificando una antigua imagen, pero que años más tarde decayó.

Ahora bien, vamos a seguir precisando para podernos orientar adecuadamente. Este eclipse solar está próximo al Nodo Sur, por lo tanto la Luna respecto al Sol está receptiva, pasiva, introvertida, la energía solar es el poder positivo fuerte. Respecto a nuestros sentimientos y emociones es el momento de liberar lo que se construyó en el pasado y que ya nos hace bien. Hay una intensidad en nuestro ego y la voluntad en relación a las emociones, así que estamos estimulados a tomar decisiones y actuar.


Así pues, por una parte tenemos que este eclipse favorece la liberación de emociones. Es tiempo de sanación, liberando podemos reequilibrarnos, sentimos un nuevo RENACER. Eso sí, tengamos en cuenta que las reacciones pueden ser subjetivas, respondiendo a esquemas del pasado, a hábitos, costumbres. Va a depender entonces de cómo estemos de vigilantes respecto a nuestro ego y a las iniciativas que nos inspire, prestemos atención a que no tome el control y el poder induciéndonos a actitudes negativas, destructivas.


Es posible que en los últimos días, o algo más de una semana incluso, hayas vivido emociones muy fuertes, y te hayan venido pensamientos muy intensos, como si pretendieran arrebatarte e inducirte a tomar decisiones drásticas, y a la vez una parte de ti más racional y lógica pudiera estar avisándote de que tus reacciones eran desmesuradas, en relación a lo que estaba realmente pasando en tu vida. Dependiendo del grado de sensibilidad de cada uno de nosotros esto puedes haberlo ya experimentado, o tal vez empieces a sentirlo ahora. Es tiempo de estar despierto, consciente, lúcido,  observando.


Por mis propias experiencias personales al respecto, por mis experiencias como consultora de Astrología, es interesante observar la casa, el planeta o planetas que pueda conjuntar el eclipse, o la lunación, e identificar la figura de aspectos implicada, en realidad toda la energética que muestran los indicadores en nuestra carta astral,  y, cómo no, observemos la posición de nuestro Nodo Sur porque es un indicador de la manera en que podemos responder ahora emocionalmente desde la inercia del pasado.



Referencias recomendadas de lectura:
D. Rudhyar: The Astrology of Transformation
Alexander Ruperti: Cycles of Becoming

No hay comentarios:

Publicar un comentario