jueves, 16 de agosto de 2012

Espíritu aventurero, juegos y servicio a la comunidad


Un gran número de personas está preparando sus días de vacaciones, en algunos lugares del mundo, otros están ya disfrutándolas. A este respecto podemos apreciar diversos gustos en cuanto a las elecciones que se van a hacer, en qué emplear y dónde el tiempo libre, según los valores de cada uno, el temperamento, el carácter, la misión y, por supuesto, las circunstancias económicas particulares que en cada momento se nos presentan.

Tenemos el tiempo de ocio y vacaciones orientadas a la aventura, se busca el riesgo, la emoción fuerte, las experiencias intensas en un marco diferente al habitual. A pesar de que en numerosas ocasiones en nuestra rutina también nos vemos sometidos a presión, de que segregamos adrenalina más de lo conveniente ello no nos produce felicidad ya que son situaciones que vienen impuestas por determinadas situaciones personales que todavía debemos  aceptar al no estar preparados para hacer los cambios que deseamos, bien porque nos falte energía o bien porque nos falte confianza, bien porque preferimos aferrarnos a la seguridad que ya conocemos y no preparamos las oportunidades convenientes. Pero llega el tiempo de ocio y unos prefieren seguir con pautas orientadas a actividades de aventura que nos someten a presión, que nos hacen vivir el riesgo pero ya desde la elección absoluta, desde una serie de circunstancias que prácticamente hemos ido eligiendo y controlando casi en su totalidad. Ahora elegimos jugar y divertirnos, aunque para algunas personas la aventura y el riesgo no es lo más idóneo y prefieren elegir situaciones que les proporcionen tranquilidad, seguridad y descanso.

La demanda es diversa y se atiende a todos los gustos y necesidades.

Hay, sin embargo, quienes prefieren dedicar una parte de su tiempo libre a descansar y recargarse para posteriormente lanzarse hacia experiencias de colaboración y participación en ayuda humanitaria. Serán días en los que dedicarán  su tiempo libre de vacaciones, sus conocimientos, experiencia y formación uniéndose a grupos para ayudar allí donde sea más necesario colaborar para mejorar el entorno y la calidad de vida de determinado grupo de personas que viven en su vida cotidiana situaciones difíciles de supervivencia.

A estos misioneros del mundo de diferentes edades quiero darles las gracias en nombre de toda la humanidad. Ellos expresan y viven el verdadero espíritu pionero de los que nacen principalmente para contribuir al bienestar común. Cada cual con su misión, según su destino.

La Luna Nueva de este mes de agosto en el signo de Leo nos acerca a estas reflexiones, rigiendo Leo el Ocio, la Creatividad, el Amor.  En esa orientación que tienen el Sol y la Luna acercándose al planeta Neptuno, planeta del Amor Incondicional, del Amor que no conoce barreras, del amor idealista dispuesto a morir por una causa si con ello tiene la posibilidad de salvar y proporcionar bienestar a otras personas del entorno. En esos arrebatos místicos de locura que se llega a experimentar incluso placer en sufrir por morir en el servicio al prójimo. Tal vez es un extremo y, como todos los extremos, hemos de intentar procurar equilibrar, algo que también nos indica esta carta del cielo para el día de la Luna Nueva, este viernes 17, el signo de Libra ocupa la posición más elevada, estando allí Marte y Saturno: actuar con madurez, actuar con equilibrio y responsabilidad.




Que el juego, las risas, la danza, el humor y el optimismo no nos falten nunca, desarrollemos estas cualidades en el día a día, a ello nos invita este ascendente Sagitario en su último grado. Y no olvidemos que a pesar de todos los movimientos de masas, de cualquier actividad ejecutada por un colectivo con  carácter social, como lo es el signo de Leo, no ha de servir para que los individuos que participen pierdan su centro, su eje, su esencia. A eso nos invita Leo, a no delegar nuestro poder, fijémonos en el ascendente Capricornio. Delegar el poder en unos líderes puede resultar tentador para no hacer cada uno de nosotros su parte del trabajo. Esos líderes sociales, o políticos, religiosos o económicos, o de otra índole, no son tantos y pueden estar reflejando el estado de la mayoría de los individuos que componen los colectivos. Esa es la verdadera transformación que desea hacer Plutón actualmente desde Capricornio. Cada uno de nosotros asumimos en nuestra vida cotidiana, por diversas razones, parcelas grandes o pequeñitas de poder en relación a otra u otras personas. ¿Qué hacemos cada uno de nosotros en y con nuestra parcela de poder?

Hay quienes tienen la posibilidad de tener posesiones y ofrecer en alquiler una nave, un local y/o un piso. ¿Qué calidad se ofrece y a qué precio? ¿Somos responsables del precio que pedimos y de la calidad del material que ofrecemos?

Hay quienes llevan un pequeño, o gran negocio, ¿ofrecen la calidad en relación al precio que cobran? Y si los precios son bajos, ¿advierten de la calidad correspondiente que incluyen por tan módicos precios?
En esos pequeños o grandes negocios, se es responsable de no crear necesidades inexistentes por parte de los usuarios? ¿Se es transparente? ¿Se dice la verdad? ¿Se explican con claridad los aspectos técnicos que controlamos con nuestros conocimientos?

¿Importa el ser humano, la persona, o tan sólo el conseguir dinero para mí y para mi pequeño o gran negocio?

Estos son sólo algunos ejemplos. Porque la sociedad está formada por individuos, la individualidad Solar, y la calidad de cada uno de ellos se ve reflejada en los candidatos que después se eligen como representantes. Es muy importante no olvidarlo. La verdadera transformación, Plutón en el Ascendente de la Lunación, nos lleva a bucear (Plutón sextil Neptuno) en los valores (Venus oposición Plutón) para sondear qué se debe cambiar y renovar (Plutón cuadratura Urano), qué debemos cortar, dejar atrás, para contribuir al verdadero equilibrio y armonía de la sociedad (Libra en el Medio Cielo). Desde la Belleza y la Armonía se podrán transmitir la capacidad de acción responsable a las energías Solar y Lunar para que nuestras sociedades sean sanadas (Sol y Luna oposición Neptuno) y elevadas para tomar iniciativas orientadas a la justicia social, al bienestar común, para todos las mismas oportunidades de disfrute, realización y bienestar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario