sábado, 2 de enero de 2016

¡Fortunatissimo!



¡Feliz Año 2016!


Les deseo un año de bendiciones, de conexión sostenida con la Luz y el Amor que inspiran nuestros procesos evolutivos.








Empecemos el año entonces siguiendo las energías del ciclo en el que nos estamos desenvolviendo, la Luna Nueva del 11 de diciembre pasado, sin perder el hilo tras la celebración de la Luna Llena el día 25 de diciembre y de las Fiestas de Navidad.


Empezamos el Año recordando la Lunación, la conjunción del Sol y la Luna fue en el signo de Sagitario, así que seguimos asimilando y viviendo bajo el influjo de sus energías, máxime que presentaban las luminarias una cuadratura con Júpiter (y un trígono con Urano en Aries).

Así que seguimos viajando...

¿Y si nos vamos hasta Roma?
Nos vamos a Italia, un país muy querido por mí y por el que he tenido el placer de viajar. En el centro histórico de Roma se encuentra el "Largo di torre Argentina" donde está el santuario de gatos. Os dejo que investiguéis acerca de este lugar tan original.







Y ya que empiezo el Año reconectando con la Luna Nueva... El gato es un ser lunar. Es un animal que resulta muy terapéutico para los seres humanos, y recordamos que era considerado en el pasado como un ser sobrenatural. La verdad, he tenido el placer de acabar el año pasado con tres maravillosos gatos y su recuerdo y amistad son inolvidables





LA LUZ






También quiero empezar este año compartiendo el título de una película, basada en una novela de Elizabeth Spencer, que es muy especial: Light in the Piazza, porque quiero seguir hablando de LUZ. Aquí se la tituló Luz en la ciudad. La Luz que guía la energía de nuestros corazones, superando los obstáculos, desarrollando el Amor incondicional, superándonos en las dificultades y creciendo con los contratiempos que surgen.






Vuelvo a situarnos en el ciclo de Lunación en el que aún estamos. La Luna Nueva de diciembre (11) mostraba una figurita que denominamos en Astrología "pequeño gran trígono", un triángulo azul. Estaba formado por el trígono de NEPTUNO y VENUS, ambos en sextil a Mercurio en Capricornio, por donde transita todavía el Sol durante los próximos días.


Y ahora miramos en la carta astral de la autora de la novela, Elizabeth Spencer, al menos contando la posición de los planetas, destacan:

- VENUS aislado en el signo de Géminis, Aire.

- NEPTUNO aislado en el signo de Leo, Fuego.






Elizabeth Spencer nace con el Sol en Cáncer en conjunción con Marte y en sextil con Saturno. Después de ver la película buscaba en la posición de los astros del día de su nacimiento la inspiración para escribir acerca de una madre con esta fuerza y amor por su hija “especial”. Precisamente se encuentra en la conjunción, junto con la responsabilidad y madurez que aporta Saturno. Además, ¡la Luna está en Capricornio!


No deja de llamarme la atención también la FE de la protagonista (la madre), para lo cual miro a Júpiter, en contacto con Venus, y con la Luna, y con Marte, Mercurio y Plutón. Y su idealismo, Venus también en contacto con Urano (y teniendo en cuenta la situación de Neptuno). Una madre con confianza en el AMOR para salvaguardar la inocencia, la espontaneidad, la sinceridad y transparencia de un corazón puro.


Era necesario encontrar un equilibrio, el Nodo Norte está en Libra, lo que nos vuelve de nuevo la mirada hacia Venus en Géminis, con su capacidad de mutabilidad, de adaptación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario