miércoles, 21 de marzo de 2012

Luna Nueva de marzo: conexión con la Madre Tierra y necesidad de movimiento

Este mes de marzo estamos disfrutando de una activación de los signos de Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio), ya que están presentes en ellos planetas formando una configuración denominada en astrología Gran Trígono. Gracias a estas energías podremos preparar proyectos de futuro con un sentido más práctico y realista. Sobre todo hemos de tener en cuenta que nos es favorable el enraizamiento. Independientemente de los temas económicos, profesionales, meramente personales o colectivos al respecto, como seres humanos que habitamos este bello planeta tenemos delante unos días para sentirnos –más que nunca– acogidos y nutridos por la Tierra. Un tiempo propicio para compartir, dar y recibir, y me refiero a sustancia, a materia. Permitirnos poner energía amorosa en todos los bienes que compartimos con los demás, que fluyen de nuestras manos hacia los demás y que recibimos de ellos.


Si actuamos motivados desde nuestro interior con el ánimo de servir y ayudar a los demás estaremos promoviendo cambios para nosotros mismos y para esas personas a quienes nos acercamos o con quienes inevitablemente nos encontramos.
 

Esta Luna Nueva nos ofrece una ocasión para sentir nuestra propia fuerza interior, no desde actos demostrativos de violencia y destrucción, sino trabajándonos la humildad y desarrollando el espíritu de servicio. Son actos motivados por la energía de nuestro corazón, un corazón que permitimos cobre mayor protagonismo en nuestra existencia.


Hablar de corazón y de amor no significa optar por ser siempre pasivos y contemplativos, recogernos en la meditación y la oración, por otra parte imprescindibles para nuestra recarga. En ocasiones habrá que actuar enérgicamente para defender nuestra postura actual y, sobre todo, para hacernos respetar y que se respeten las leyes de convivencia, que de todos modos están inscritas por la Naturaleza en nuestros corazones.


Debido a la gran fuerza de la Luna Nueva en el signo de Aries, hay un exceso de fuego, que provoca en muchas ocasiones tensiones y un ambiente frenético, por lo cual será importante cuidar nuestro cuerpo físico, sobre todo el sistema nervioso. No nos olvidemos de tomar contacto con la tierra, con los árboles, con las plantas. Hemos de dedicar tiempo a la relajación, entrar en estados de paz que favorezcan la armonía interior. Escuchando música, haciendo gimnasia suave, yoga, taichi, chikung, estiramientos. Contemplar. Estar en silencio. Los próximos días, Mercurio en su retrogradación vuelve también a Piscis, donde se encuentran Neptuno y Quirón. Así pues, nos ayudarán en nuestro propósito de vivir con equilibrio las flores de Bach y las plantas medicinales y, con su poder mágico, todas las herramientas que actúan en el plano sutil, además de la metafísica, la energía angelical o los maestros ascendidos. Y también están los masajes, por lo que aprovechemos que Saturno está en Libra para reequilibrar. Podemos también emplear medios muy de tierra, físicos, de contacto, pero es prioritario prestar atención al sistema nervioso. Hemos de elegir una y otra vez volver a la paz y a la calma, volver al templo del corazón.


Con el exceso de fuego debido a la presencia de planetas en Aries hemos de canalizar nuestras energías en dirección adecuada, tomar iniciativas, emprender proyectos creativos, desgastar por medio del ejercicio, hemos de estar activos pero sin desgastarnos, ya que cada uno sabe el caudal del que dispone en este momento según su ritmo de vida, sobre todo profesional.


Esta Luna Nueva y el Equinoccio de Primavera nos permiten y nos invitan a abandonar lo viejo, lo que ya no sirve, para hacer sitio a lo nuevo, a las nuevas oportunidades que están esperando en la puerta. Avancemos hacia lo nuevo con espíritu de aventura, atrevámonos a cambiar de parecer, de ideas, a transformar nuestros razonamientos. No es momento de anquilosarse, sino de explorar nuevas opciones, vías, caminos. Nuevas experiencias enriquecerán nuestras vidas. Dejémonos llevar por el espíritu emprendedor y de audacia que caracteriza a Aries, pues esto nos aportará paz y alegría.

Respecto a las relaciones, tema activo por la presencia de Saturno en Libra, recordemos que precisamente hemos de estar pendientes de las que ya tenemos establecidas y que nos proporcionan seguridad y confianza. Podrán surgir dificultades y malentendidos, puesto que Mercurio está ahora retrógrado y nos exige un mayor cuidado a la hora de comunicarnos y expresarnos para evitar la falta de entendimiento y los conflictos innecesarios. Puede que de vez en cuando se activen complejos, salga a la luz aquello que nos hace sentir incómodos, inadecuados, acomplejados en las relaciones con los demás. No culpemos tanto al exterior, a los demás, ni tampoco entremos en estados de angustia y ansiedad por castigarnos a nosotros mismos mediante sentimientos de culpabilidad. Es tiempo de mirar dentro de nosotros mismos y trabajar con aquello que sentimos nos limita, pero que está en nuestro interior, que nos pertenece. Esta posición de Saturno nos invita a la interiorización. Somos responsables en nuestras relaciones, y en esto radica el aprendizaje. Es momento de desarrollar fuerza interior mediante las relaciones que mantenemos, las más íntimas, de pareja, y las sociales. La fuerza está en nosotros, en algunos casos apoyada por una relación; en otras, a pesar de nuestras relaciones, hemos de trabajarla. Éste es nuestro camino para madurar. Durante esta influencia salen a la luz aspectos que nos hacen vulnerables en nuestras relaciones con los demás, que nos señalan en qué nos sentimos vulnerables. Ahora es el momento de trabajarnos precisamente estas heridas: por qué, dónde, cómo y cuándo nos sentimos vulnerables, y así poder encontrar claves para sanarnos interiormente. Dediquemos tiempo, seamos pacientes y profundos. La frustración es un dolor que intenta provocar en nosotros una toma de conciencia para que realicemos cambios a los cuales hemos de dedicar tiempo y poner fe. Es momento de hacer frente a nuestra vulnerabilidad en las relaciones porque ello reforzará nuestro sentido de identidad, de seguridad y de fuerza interior. Así creamos una nueva estructura interior que nos definirá y favorecerá en el futuro. Este es el reto de aquí a finales de junio.



Datos astrológicos:
Luna Nueva – Jueves 22 de marzo, Madrid 16h36´
A 2º de Aries la Luna y el Sol, conjunción Urano, cuadratura Plutón
Marte retrógrado en Virgo quincuncio Urano, Luna y Sol
Saturno en Libra 27º quincuncio Mercurio Retrógrado en Aries, va hacia Piscis

No hay comentarios:

Publicar un comentario