domingo, 9 de noviembre de 2014

No soy mis recuerdos, no soy mi pasado

"No somos seres humanos que viven una experiencia espiritual, somos seres espirituales que viven una experiencia humana".(1)

La energía de la Luna nos motiva para acercarnos a los demás. Según el lenguaje simbólico que utilizamos en la Astrología es un planeta denominado de contacto. Es la energía que nos motiva al encuentro con el otro.
Esta semana hemos celebrado Luna llena, el viernes 7, en el eje de Tauro-Escorpio, qué guardo, qué dejo ir; qué sostengo, qué desestructuro. Las fuerzas del Sol y de la Luna en cuadratura  con Júpiter en Leo hacen énfasis en el corazón, y, llevándolo más allá, podemos examinar las trampas del ego, y también revisar qué tal vamos de autoestima, de autovaloración, qué tal vamos de orgullo, de soberbia. Es la oportunidad para equilibrar.



Gran parte de nuestro trabajo evolutivo requiere que vayamos descondicionándonos de las influencias que recibimos del entorno: familiar, educativo, social, cultural, etc., para ir a nuestra esencia, a nuestro ser esencial, para individualizarnos.
Muchos somos los que fuimos aprendiendo a vivir las energías de nuestra Luna en Acuario con todo lo que ello significa, seguir adelante, manteniendo interiormente una actitud de apertura, renovándonos, sirviendo a la humanidad en libertad. La Luna es el pasado, la añoranza. Numerosas veces hemos mirado atrás y los recuerdos nos han estimulado para hacer lo posible por conservar y mantener aquello que nos resulta gratificante, objetos o personas, máxime si es una Luna situada en la casa de Tauro, en la casa II, que ha de aprender estabilidad, pero teñida por la energía de este signo de Acuario. Acuario que la insta al cambio, en maravillosa fraternidad, sí, pero también implica metamorfosis para conquistar mayor autonomía e independencia. Todavía se hace más patente la metamorfosis si la Luna viniera de la casa VIII, porque entonces nos ofrece periódicamente posibilidades de transformaciones profundas. ¡No soy mis recuerdos, no soy mi pasado! Estamos aprendiendo a desidentificarnos de nuestras emociones. ¡Las efímeras emociones! Hemos de ir a la esencia.

"No soy ni mis pensamientos, ni mis emociones, ni mis percepciones sensoriales, ni  mis experiencias. No soy el contenido de mi vida. Soy la Vida. Yo soy el espacio en que se produce. Soy la consciencia. Soy el presente. Soy." (2)


A algunos de nosotros, seres humanos, energías experimentando "ser humano", nos cuesta soltar los recuerdos, nos enganchamos a pensamientos nostálgicos, nos cuesta dejar etapas, nos cuesta dejar acompañantes, y, sin embargo, las circunstancias, las señales, los símbolos, las "casualidades", todo apunta que ha llegado la hora de despedirse, por ahora al menos. Pero, ¡ay! Nos motivan los grandes ideales, el recuerdo de la comunión eterna donde no experimentábamos la "separación", pero en esta dimensión -por ahora, en este planeta Tierra, por ahora- nos movemos en las polaridades, aunque sólo sean aparentes, y estamos llamados a ir encontrando armonía y sintonizar con nuestra fuerza, unida a la Fuerza del Universo, en medio de los grandes cambios que nos renuevan. (La influencia de Neptuno que está a punto de ponerse Directo dentro de unos días se hace evidente produciendo a veces en nosotros confusión, o impulsos idealistas). Vivimos en un movimiento continuo y en nuestra época se aceleran por momentos. Seguimos avanzando, evolucionando a través de la espiral en ondas energéticas expansivas.




¿Qué nos impide la expansión entonces? Uno tiene que asomarse al mar interior de pensamientos e ideas con valor y sinceridad, al mar interior de emociones y sentimientos, con coraje, con sinceridad.
Uno se pregunta, ¿cómo evitar el sufrimiento cuando hemos de poner límites, cuando decimos "no", "basta", "hasta aquí", en nombre de nuestro bienestar, de nuestra libertad, para mantener la alegría y la fuerza del corazón? ¿Cómo evitar precisamente que sufra el corazón en la aparente separación, incluso evitar que sufra finalmente daño físico? Ahí tenemos toda una oportunidad de sanación. El ego utiliza la mente para emitir juicios acerca de lo que sentimos, de nosotros mismos, de los demás. Conectada con mi corazón he de lograr un silencio revelador.

Vamos a aprovechar las energías de Marte-Plutón (Capricornio) en conjunción en conexión con Urano en Aries (cuadratura) para realizar esa acción definitiva que nos permita fluir sin bloqueos de apegos, aceptando la realidad. Cortar lo que no sirve, avanzar por nuevos caminos. Habremos de poner empeño en que sea de forma tranquila, Plutón nos pone en contacto con nuestras sombras, con nuestros complejos, miedos, carencias. Pero también es la hora de ser revelado nuestro potencial y cómo desarrollarlo, al menos ver qué nos estorba en el proceso.

"El cuerpo de sufrimiento es una forma energética semi-autónoma, una entidad formada por emociones, que vive en casi todos los seres humanos. Como todas las formas de vida necesita periódicamente alimentarse, absorber energía fresca. Para recargarse necesita una energía compatible con la suya... Toda experiencia emocional dolorosa sirve de combustible al cuerpo de sufrimiento". (2)

Nos corresponde estar atentos entonces para gestionar nuestra propia sanación, estar despiertos y conectados con lo que nos está ocurriendo. Vamos a ir aprendiendo a alimentar nuestro "cuerpo de paz y serenidad", nuestro "cuerpo de alegrías serenas". Esta es la llamada para conectarnos con nuestro "centro", que a su vez está conectado al Gran Centro Vital de Luz, de Fuerza, de Amor, de Sabiduría. Ahí es posible la sanación porque ahí estamos nosotros, ahí están todos aquellos que amamos, ayer, hoy y mañana. Ahí no existe el tiempo, ni la preocupación, las culpas, ni los deseos tiranizadores del ego... En el Fuego de la Llama del Amor ¡todo es purificado!



Os propongo dos páginas en las que nos describen ejercicios para alcanzar la coherencia cardiaca, respirar con el corazón, entrar emocionalmente en estado de armonía, de relajación:

 http://metodosderelajacion1.wordpress.com/2010/10/06/estres-entrena-tu-coherencia-cardiaca/

http://www.periodicodecrecimientopersonal.com/ejercicio-de-respiracion-para-la-coherencia-cardiaca/



NOTAS
(1) Pierre Teilhard de Chardin

(2) Eckhart Tolle

No hay comentarios:

Publicar un comentario