lunes, 22 de diciembre de 2014

Luna Nueva de Diciembre 2014

La energía de Capricornio resulta exaltada en esta lunación de diciembre al encontrarse en el signo, aparte del Sol y de la Luna, los planetas Mercurio, Venus y Plutón, formando lo que denominamos en lenguaje astrológico un stellium.
Como Venus (situado al final del stellium) rige el Nodo Norte, situado en el Ascendente Libra, vamos a enfocarnos ahora en la meditación de la Luna Nueva desde aquí. Invocamos el principio de armonía para guiarnos a lo largo de las próximas semanas. Venus, en conjunción con Plutón, nos invita a transformaciones a través y mediante las relaciones, un Venus en su expresión superior, en la expresión de la bondad y la belleza.




Puesto que Capricornio es una energía de Tierra Cardinal va a resultar que nos corresponde ocuparnos de todo lo que tenga que ver con lo físico, lo  material, las estructuras, el mundo de las formas, lo práctico, teniendo en cuenta los límites. Capricornio nos pide ocuparnos de aquello que es nuestra máxima vocación en la vida en el ámbito social. Pero vamos a ir mucho más allá, vamos a entrar en nuestro interior porque está Plutón en esta reunión de planetas y nos pide seguir la guía del Espíritu para incorporar, utilizar, gestionar y aprovechar estas energías activadas en la lunación. Plutón moviendo a todos estos planetas va a traer a la superficie de la conciencia ciertos complejos, para que podamos liberarnos de pautas inconscientes, de mecanismos de autodefensa inapropiados y nos afirmemos en lo que somos y queremos expresar, ser, desde la armonía, hacia la armonía, respecto a nosotros mismos y en nuestras relaciones. Es momento de transformación, de revisión de nuestras ideas, de nuestros valores, de nuestros fundamentos existenciales.

La lunación ocurre en la casa III, la casa de Géminis, pensamiento, comunicación, gestiones administrativas. En general, creo que esta lunación en sus primeras horas ha podido provocar cierto malestar a algunas personas, nerviosismo, pesadillas nocturnas, sueños intranquilos por sus imágenes, inquietud interior, sentirnos irritados, malhumorados, enfadados, frustrados. En principio, precisamente por ser Capricornio, puede que tengamos obligaciones, responsabilidades pendientes de realizar y que hemos de sacar adelante, aunque nos cueste. Puede ser más complicada la comunicación, más intensa, los pensamientos a veces más obsesivos; se puede tender al aislamiento, al ostracismo, este es el peligro de mantenernos rígidos, movidos por aquello que en nuestro interior está más cristalizado, o explosionar y que nuestras respuestas sean duras, exigentes, algo violentas -algo que puede apoyar el inquieto, impaciente, imprevisible, irritable, caótico, impulsivo Marte en Acuario, y Urano está en Aries en cuadratura con Mercurio-Plutón-Venus. Para los nativos de Acuario y de Aries (o personas que en su carta natal tengan planetas en estos signos) puede que sea todo sea más frenético, cuentan con impulso interior, energía, pero es una situación delicada en cuanto a las relaciones, el contacto con los demás, habrá que evitar los extremos, la extenuación de las fuerzas, la radicalidad, las expresiones compulsivas, desagradables, con ira. Al fin y al cabo, Saturno está dejando atrás Escorpio, así que seguimos depurando aún restos que están por ahí escondidos en los pliegues más recónditos de nuestra conciencia, nos confrontamos a la realidad emocional interior. Lo importante es darse cuenta de esto, de que podemos reaccionar de manera equivocada a las circunstancias, de que nuestro comportamiento puede ser exagerado, desmedido, de que el detonante externo nos está poniendo en contacto con situaciones internas que hemos de trabajar, armonizar. Volvemos al principio de armonía como tema principal. Vamos a poder aprovechar este cúmulo de energía precisamente por la cuadratura que nos dinamiza, nos da la fuerza para actuar, y el sextil de la lunación con Neptuno apoya este proceso, Neptuno está facilitando este trabajo activando las energías de nuestro corazón, recordándonos la importancia de subir un poco más de nivel, aprovecharnos de la energía del Amor incondicional, podemos tener ayuda si nos paramos, nos serenamos. El sextil de Marte y Urano, en recepción mutua, activa la sabiduría interior, el genio uraniano, que nos guía y propicia que nos lleguen  mensajes de apoyo para este trabajo tan intenso que se inicia hoy, y que a lo largo de las próximas semanas podremos ir realizando, con fiestas y celebraciones por medio. Precisamente porque tenemos por delante seguramente encuentros y reuniones debido a las fiestas de la Pascua de Navidad, tengamos en cuenta esta predisposición y no olvidemos el principio de armonía, recibiremos inspiración, ayudas, apoyo, guía.





No obstante, evitemos situaciones y personas muy difíciles y complicadas cuando nos sintamos con pocas energías, descansemos lo necesario (la flor de Olive y las flor de Oak del sistema de Bach nos ayudan a reponer fuerzas), cuidemos la alimentación para que el sistema nervioso se mantenga en buen equilibrio; en nuestros intercambios cuidemos nuestra expresión, comunicación, ejercitemos la paciencia (la flor de Bach Impatiens nos ayuda). Y, tal vez, también hemos de retirarnos algunos momentos para poder recargarnos, serenarnos, reconectarnos a la Fuente, ver objetivamente y sentir y escuchar esta inspiración del Cielo para guiar nuestros próximos pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario