sábado, 27 de diciembre de 2014

Cerrando el ciclo 2014

Seguramente no nos agrada la vía propuesta por Sakini, gran filósofo (:-)) en The Teahouse of the August Moon: "El dolor nos hace pensar, pensar nos hace sabios, la sabiduría hace que la vida sea más soportable". Pero en nuestro camino de desarrollo espiritual, de evolución siguiendo la vía transpersonal, nos encontramos con las fuerzas de Plutón que ejercen presión, la tensión facilita el movimiento, y, como un volcán activo, llega el momento en que Marte activa estas energías para que todo eclosione. Roberto Assagioli (Psicosintesi terapeutica) reconocía estas "fases del proceso de transmutación, fases de eliminación activa de los obstáculos al flujo de la acción de la energía superconsciente, períodos de movimiento, con muchos cambios, alternándose luces y sombras, alegría y sufrimiento". Aceptar los cambios, las nuevas situaciones, soltar el control es la senda para irnos liberando de este sufrimiento. Pensemos que es un trabajo arduo, hemos de perseverar, cada etapa, cada nivel es una oportunidad para liberarnos y conseguir mayor armonía interior a pesar de que en el "saco" aún llevamos material inconsciente por liberar, ya sean emociones, ya sean pensamientos que constriñen o prejuicios, o pautas compulsivas de conducta.

Cada uno de nosotros llevamos nuestra cruz a cuestas, la Astrología estudia esta cruz personal: formada por los ejes del Ascendente-Descendente, Medio Cielo-Fondo Cielo. Tenemos en nuestra carta natal toda la información necesaria para avanzar,  nuestro karma, nuestro dharma, nuestro camino de vida, nuestros dones y talentos, nuestro potencial, nuestras pautas compulsivas que entorpecen el progreso, pero podemos aprender a descondicionarnos, esta es nuestra gran labor de individuación. En este trabajo de "vaciar" y "reprogramar" estamos sumidos estos últimos días, como ya habréis ido sintiendo.

La Luna Nueva presentaba en el stellium a Mercurio, las comunicaciones y los contactos han sido importantes estos días, también la limpieza de nuestros pensamientos más oscuros, retorcidos, tóxicos -tanto para  nosotros como para nuestras relaciones. Hemos podido gozar del compartir mediante la comunicación, las relaciones han sido estrechas (Venus también estaba en el stellium), han aportado mucha ayuda, apoyo, corazones dispuestos a la apertura, a acoger, a dar; a lo cual ayudó el sextil de Neptuno con Mercurio tanto como el sextil de Quirón con Venus, en nuestro interior se han sanado viejas heridas, se han anclado aún más fundamentos que nos sostienen. Esta es la transformación de Plutón, este es su regalo, nos ha filtrado lo esencial, lo mejor de nosotros mismos, lo mejor de los demás, aún viviendo situaciones un poco difíciles. Todo sale a la luz y es descubierto para poder alcanzar estadios de mayor libertad, amar en libertad, progresar en bondad y comprensión, hemos llegado a lo esencial, Urano con su cuadratura a Venus y Mercurio requería esta conquista.





La energía de Plutón activada en esta reciente Luna Nueva de diciembre, camino hacia el 2015, ha sido potenciada para muchos de nosotros por Marte, en su expresión más física, me refiero, por ejemplo, a períodos de gran actividad, a períodos de fiebre e infección física: "El cuerpo es expresión visible de la conciencia, como una casa es expresión visible de la idea de un arquitecto". (La enfermedad como camino). Cuando nuestra mente, nuestra conciencia no es capaz de "ver" lo que ocurre en nuestro interior para sanarlo, liberarlo, el cuerpo expresa, como aliado de nuestra alma. Afortunadamente para estos ciclos contamos con la ayuda de las flores del sistema del doctor Bach: Agrimony, que nos ayudará en esta sensación de "tortura" y permite una apertura mayor a la verdad interior, a afrontar nuestras sombras. Combinada con Sweet Chestnut, incluso con Impatiens si nos sentimos nerviosos, intranquilos, precipitados, resultan grandes amigas para el avanzar de nuestras almas. Marte nos indica esas batallas internas que tanta energía se llevan, batallas en la clandestinidad, muchos de nuestros principios morales reniegan de la dualidad, del conflicto. Esas fiebres, esas infecciones que padece nuestro cuerpo son indicadores preciados para obtener pistas y poder clarificarnos y avanzar.

Viendo el sextil de Marte con Urano hemos de centrarnos en esas iniciativas de cambio de pautas que vamos a incorporar, nuevas programaciones para nuestra vida diaria, para lo cotidiano que nos permiten vivir con mayor plenitud y disfrutando de nuestra expansión continua como seres de luz y amor.
Sigamos con ánimos estos últimos pasos hacia el final del 2014, esa noche la Luna estará asentada en Tauro, signo de Tierra, estabilidad, firmeza, calma, centrémonos en ello a pesar de los estímulos que recibirá de Júpiter y de Marte -desde Leo y Acuario respectivamente. Disfrutemos en espacios protegidos de tranquilidad y sosiego de encuentros y relaciones que nos van a nutrir, nutramos nosotros, amemos, ya lo habéis experimentado, es un acto que siempre nos aporta mayor fuerza interior y alegría profunda, no para nuestro ego, si no para nuestro corazón conectado a la Fuente.

¡El conocimiento nos lleva hacia adelante!





No hay comentarios:

Publicar un comentario