martes, 13 de octubre de 2015

Conexión con nuestra capacidad de transformación - Realizando mi vocación

Luna Nueva de Octubre en Libra:

"Para mi equilibrio interior, me libero en mis relaciones de todo condicionamiento que me impida una relación alegre y expansiva conmigo mismo y con el mundo."
La Luna Nueva está en oposición a Urano y en cuadratura a Plutón, se forma un triángulo de rendimiento rojo cardinal (implicados Libra, Aries y Capricornio), o cuadratura en T (focal Plutón). Resonamos ante estas energías con impulsos internos que nos motivan a efectuar cambios en nosotros mismos y en nuestra manera de relacionarnos con el entorno, sin necesidad de ser radicales, pero sí es momento de escuchar nuestras emociones y sentir para establecer un diálogo y llegar a acuerdos convenientes y favorables.




Será necesario que ambas partes colaboren con calma, con serenidad, con apertura y flexibilidad para evitar rigidez, extremismos, explosiones histéricas y desmesuradas y situaciones críticas. Más que nunca habremos de practicar ejercicios de respiración para calmarnos y tranquilizarnos. Tal vez pasear solos, estar en contacto con la belleza de la naturaleza o a través de las artes.

Habremos de sentirnos libres y autónomos, independientes y capaces, sin exigirnos demasiado, sin agotar nuestras energías, evitando conflictos de poder. Es necesaria la diplomacia, la delicadeza. Y esta a nuestra disposición la fuerza necesaria para salir de situaciones de manipulación en las que nos sentimos asfixiados, controlados y apagados, por nuestras decisiones, es nuestra responsabilidad, y ahora es momento de armarse de valor con estas energías y empezar un camino nuevo, renovado, transformado. ¡Son necesarios los cambios! Pero desde la calma, la sabiduría, conectando con la verdadera vocación del alma, es tiempo de escuchar con discernimiento.


Es momento de aceptar nuestras visiones interiores, nuestras intuiciones, nuestra propia guía, y es momento de desvelar la verdad de las cosas, de  nosotros mismos, de las situaciones, de las relaciones que mantenemos. Atrevámonos con ello, en la sinceridad podemos crecer con unas raíces sanas que se arraigan en suelo limpio, renovado, para ascender al Cielo en el sosiego y la paz con toda nuestra fuerza de irradiación y en la humildad, ¡sabemos que en el Uno tenemos nuestro origen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario