martes, 11 de julio de 2017

El amor es más fuerte que la muerte – One way passage (Viaje de ida)


Ponme como sello sobre tu corazón, como sello sobre tu brazo,
porque fuerte como la muerte es el amor. Llévame grabada en tu corazón,
¡llévame grabada en tu brazo!. El amor es inquebrantable como la muerte;
la pasión, inflexible como el sepulcro.
¡El fuego ardiente del amor es una llama divina!.
(Cant. 8,6)



En 1932 se estrenó una película cuyos actores principales presentan en su carta astral a Venus en un signo de Agua, una película de apenas 70 minutos que tras 85 años se puede ver en nuestros tiempos y disfrutar plenamente con ella, al menos los espíritus románticos. Se trata de One Way Passage (Viaje de ida), protagonizada por la actriz Kay Francis y por el actor William Powell, está será su sexta y última película juntos.




Kay Francis presenta en su carta astral a Venus en el romántico signo de Piscis en trígono con Neptuno, su personaje es una mujer (Joan) que está gravemente enferma y debe observar estrictamente los consejos que le da su médico si quiere llegar con vida a un hospital. El Sol está en Capricornio en cuadratura a Marte y a Júpiter/Luna (conjunción); también la Luna y Júpiter están en contacto con Plutón, inclinando a llevar todo al extremo en busca de la esencia, de lo absoluto, de la redención, del renacimiento. Poca importancia puede tener el tiempo si no se puede vivir intensamente el amor. Viaja a bordo de un barco (el mar es un elemento neptuniano) hasta San Francisco donde será ingresada en el hospital. William Powell, con Venus en el signo de Cáncer, Sol en Leo, la Luna en Libra en cuadratura con Venus y en trígono con Neptuno/Plutón (conjunción) interpreta el papel de un hombre (Dan) acusado de asesinato y condenado a muerte.



Los personajes se conocen “casualmente” en un bar, copa en mano, otro elemento neptuniano, y se volverán a reencontrar a bordo del transatlántico para prometerse a lo largo de las aguas que recorren amor eterno. Ambos tienen la oportunidad de “escapar” a la muerte física, ella siguiendo cautelosamente una vida de retiro, inmovilidad, sosiego, y él tendrá ayudas de sobra para poder fugarse y quedar libre, pero la llamada del sublime amor les ofrece a sus vidas eternas otras posibilidades de libertad y alegría.


¡Un brindis por el amor!: Hello Dan!, Hello Joan!








No hay comentarios:

Publicar un comentario