martes, 5 de junio de 2012

Volando despiertos desde la fuerza del corazón


NEPTUNO RETRÓGRADO en PISCIS – desde el 5 de Junio  y hasta el 11 de noviembre



El etéreo Mercurio está en su signo disponiendo así de toda la fuerza irradiadora de su energía.


Lo más importante es conocer qué tipo de influencia puede ejercer un planeta sobre nuestras vidas, porque al fin y al cabo todos estamos deseando de alguna manera poder controlar elementos ajenos que puedan influir en nuestra voluntad y restarnos libertad… O, acaso en muchas ocasiones no tenemos conciencia de que esto precisamente está ocurriendo y nos creemos muy dueños de nosotros mismos y de nuestro destino, cuando precisamente vivimos cada día adormecidos en los brazos de imaginaciones y ensueños, de fantasías y deseos que tienen ocupada nuestra conciencia de vigilia. De esto trata precisamente en muchas ocasiones Neptuno, de imbuirnos en una nebulosa en la que lo que aquello que nos parece real resulta muy al contrario, irreal  y, en definitiva, estamos siendo manipulados de manera sutil sin darnos cuenta. Al fin y al cabo es lo que ocurre cuando compramos compulsivamente, cuando fumamos o bebemos compulsivamente, cuando leemos la prensa diaria compulsivamente, cuando vemos la programación de la tele compulsivamente sin buscar opciones más personalizadas, cuando salimos o programamos mecánicamente nuestro tiempo libre llevados por la rutina y los convencionalismos, cuando procedemos medio hipnotizados siguiendo las reglas generales del colectivo sin esforzarnos en lo más mínimo por averiguar quién soy y qué quiero de verdad, qué me motiva y da sentido a mi vida.



Puesto que Neptuno impacta con su fuerza vamos precisamente a cuestionarnos respecto a todos estos rasgos adictivos y compulsivos, son pautas con las que podemos estar viviendo nuestra existencia medio en trance. Es hora de saber a quién o a qué hemos entregado nuestra voluntad, y, aunque duela, ir comprendiendo que no merece la pena vivir muriendo, que de esto también nos habla Neptuno, porque esta manera de vivir es como una lenta descomposición orgánica de todo nuestro ser por apatía, por comodidad, por miedos, me desintegro para formar parte de otra realidad más vasta que yo mismo. Pero elijamos al menos despiertos a qué realidad o Realidad vamos a entregarnos…



Siento acercarme a la cara más oscura de Neptuno así al empezar, pero creo necesario reconocer su extraña influencia sobre nosotros antes de pasar a los dones y atributos que también puede regalarnos, pero que serán degustados en su plenitud por una conciencia despierta y guiada por la sabiduría de nuestras almas para cumplir nuestro destino en esta vida y en este planeta, aquí y ahora.



Será importante atrevernos a ser sinceros y no vivir en el engaño, ni  mentirnos ni intentar engañar a los demás, porque será entonces imposible caminar por esta espesa niebla con la cabeza fresca y guiados por la sabiduría interna. Entregar mi voluntad y olvidarme de mi mismo supone renunciar al don maravilloso que se me ha entregado, escuchar la guía de mi corazón y desplegar con la fuerza que le es propia mis alas para desarrollar mis talentos y dones, vivir en plenitud una vida que no es sólo para mí mismo en exclusiva, sino con la conciencia de unidad y hermandad.



Aunque parezca imposible, difícil, duro en algunos momentos, siendo honestos y permaneciendo tranquilos pero despiertos, Neptuno también se ocupará de hacernos llegar su consuelo, de hacernos beber la copa del éxtasis que nos transportará y regenerará por encima de cualquier dificultad, desánimo y agotamiento que podamos experimentar o sentir en momentos concretos. La vía de Neptuno es la del corazón, la Belleza es afín al Amor porque el Amor comprende la Belleza, y la Belleza está ahí rodeándonos y es gratis, es la reconexión a través de la contemplación y mediante el hilo conductor que nos une a la fuerza Creadora a la Luz y al Amor Eternos.

La vía de Neptuno es la música, el arte, la poesía, el color que encontramos en una puesta de sol, en la escucha del cántico de un pájaro, en el brillo y el calor de nuestra mascota que se nos acerca y nos ofrece su amistad, en la brisa que nos acaricia, en el sol que nos recarga, es la montaña que me ofrece su firmeza, está en el agua del mar que nos abraza y envuelve, en los árboles y las flores que con su frescor y su perfume nos envuelven y recargan. Más allá de mí y permitiéndome la fusión con la Naturaleza encuentro de nuevo el camino de regreso a casa, a mi hogar, pero sigo estando aquí si aún es mi tiempo y debo cumplir, hacer o recibir. Neptuno es el tiempo de la escucha y desde ese estado pasar a la acción solidaria.



Como veis Neptuno tiene el propósito de salvarme de mi despiste actual, de recordarme mi origen, no para sentirme superior a otros seres y creerme un redentor que impone unas creencias y pautas de vida que se han de seguir con rigidez, tampoco para sentirme salvado por otros. Neptuno me permite vivir una Comunión cuya esencia es la Libertad, el Respeto y alcanzar estados de bienestar mutuos.



No es tan difícil pues entregarse a Neptuno, simplemente hemos de hacerlo despiertos para que no se convierta en una trampa de letargo y apatía, en un placer egoísta puramente personal, porque entonces no estoy conectado con Neptuno en su realidad, sino con fuerzas de involución que precisamente me atrapan e impiden elevar mis alas y desplegar mi potencial.

La diferencia parece pequeña, precisamente por ello exige atención, esta es la clave, poner atención, tener la mente despejada y el corazón activo, de esta manera la energía puede pasar al cuerpo y ser activa en la contemplación.




¿A qué signos podrá afectar con más intensidad?

A los Piscis y Virgo nacidos entre los días 23 y 3 de los meses de febrero y de agosto, respectivamente.

También a los Sagitario y Géminis de los primeros grados de estos signos.


También podrá afectar a otros signos que tengan en estos primeros de Piscis algún planeta personal, la Luna, Mercurio, Venus o marte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario