jueves, 10 de enero de 2013

Crear nuestra realidad


Luna Nueva del 11 de Enero de 2013

Mirando el mapa de esta primera Luna Nueva del 2013, es inevitable fijarse en la exclusiva presencia de un planeta en el signo de Fuego de Aries, donde tenemos a Urano, el impaciente y eléctrico Urano activando al impaciente e impetuoso Aries, que está deseando liberar energía por puro placer. Recuerdo que Jean-Paul Sartre predicaba que nuestra vida ha de ser toda acción, puesto que tenemos la libertad de asumir la responsabilidad de nuestro destino, y nuestros actos y el ejercicio de nuestra voluntad van formando nuestro destino personal. Conjuga muy bien su teoría con estas energías de Aries y Urano: acción y libertad. Y para la responsabilidad, nos vamos al signo más ocupado por planetas en esta lunación, Capricornio. En Capricornio encontramos a Venus y Plutón en conjunción, y al Sol, la Luna y Mercurio en conjunción, dos focos de presencia en el mismo signo de Tierra. Toda estas energías pueden estar dando a algunas personas la sensación de estar agotados, cansados, agendas muy cargadas de compromisos, trabajo e iniciativas, uno se siente desbordado y encerrado. Sin embargo, es el momento de la realización vocacional.

El título de estas reflexiones no podía dejar de estar inspirado por la posición del Sol y de la Luna en la casa V, la de Leo, la Creatividad, la Luz, la Vida, presentando además un Ascendente Leo: Desde la Luz y la Chispa Divina.

¿Cómo recuperar nuestras energías? Evidentemente, siendo prácticos cuidaremos especialmente la alimentación, y mucho más en esta época de invierno que en Medicina Tradicional China precisamente se cuida la energía de riñón, asociada al potencial energético con que contamos cada uno de nosotros. Es tiempo de mantener el calor a través de la alimentación y, por supuesto, en nuestra forma de vestir será esencial mantener caliente la zona de los riñones.

Yendo del cuerpo físico a planos más sutiles, podemos contar también con la inestimable ayuda de las Flores de Bach: Oak, Elm, Olive y Vervain pueden aportarnos esa fuerza que ahora no sentimos de manera tan evidente.

Y siguiendo en el plano sutil, podemos revisar nuestra conexión con la Luz y el Amor, con la Fuente. La Luna Llena de últimos de diciembre del año pasado nos llevó a un posible exceso de gasto energético provocado por una gran afluencia de emociones, ya que estuvo en Cáncer. Para algunos (por ejemplo, especialmente la persona en cuya carta astral estuviera la Luna presente en un signo cardinal tocada por Urano y Plutón conjuntamente por tránsito) fue la ocasión de romper definitivamente con situaciones y relaciones que venía pensando y rumiando cortar, dando un nuevo giro a su vida, de comenzar una vida nueva (nueva casa, nuevas relaciones sentimentales, nuevas relaciones con la familia, replantearse las propias bases, establecer nuevas estrategias para crear nuevos cimientos, raíces en las que apoyar el crecimiento personal y la propia evolución). Todo ello, como es lógico, ha podido suponer un gran desgaste a pesar del bienestar que ahora algunos podamos sentir y de las ayudas que nos llegaran en el momento del cambio crítico. Recuerda, querido lector, que cada proceso es diferente, que estas reflexiones son generales, por lo que siempre es importante el estudio de la propia carta astral para situar los movimientos energéticos de cada mes. Por ello tienes a tu disposición las consultas privadas y personalizadas.

El doctor Edward Bach nos recordaba que “tanto Hahnemann como Paracelso sabían que si nuestros aspectos mental y espiritual se encuentran en armonía, la enfermedad no puede existir. No debemos, por tanto, prestar demasiada atención a los detalles de la enfermedad, sino a tratar la personalidad, el hombre interior, comprendiendo que si nuestras naturalezas espiritual y mental se encuentran en total armonía, la enfermedad desaparece.” (Extraído de Ustedes provocan su propio sufrimiento, conferencia de Edward Bach).

El trabajo que estamos haciendo respecto a depurar nuestras emociones es arduo. Saturno transita por Escorpio, pero resulta tan interesante y apasionado que hemos de seguir adelante con ánimo y con coraje. Descubrir la Verdad nos aporta nuevos impulsos para avanzar. Es tiempo de darnos cuenta y de aceptar los límites que podemos superar. En este momento, somos capaces de ello, a la hora de relacionarnos con los demás. Cómo hablo al otro, el tono, el mensaje subterráneo que quiero hacerle llegar. Venus y Plutón en conjunción me están indicando revisar resentimientos, envidias, celos y deseos de venganza. Recordemos que si somos crueles con el otro esa misma energía revertirá sobre nosotros. Aceptar mi luz y mi sombra. Aceptar tu luz y tus sombras. “Tú eres otro yo”. Una vez más, hemos de centrarnos en el Amor, en nosotros mismos, en nuestra propia relación interior, aceptar nuestros errores, aceptar nuestra ignorancia en muchos momentos, aceptarnos. El deseo de comprender, el deseo de avanzar nos aportará todo lo necesario para poder comprender y tomar distancia. Aparecen las ayudas necesarias en cada momento, la persona, la información, los canales permanecen abiertos si deseamos seguir avanzando desde nuestra humildad.

Es lo que nos promete Urano en Aries, nuevos comienzos en libertad.

Simplemente hemos de serenarnos, calmarnos, organizarnos, recibir esta energía de tierra de Capricornio para manejar el ímpetu del fuego. Estamos trabajando la integridad personal a pesar de lo que pueda estar ocurriendo a nuestro alrededor en el plano familiar, en el plano social y político. Vivimos un momento histórico de regeneración de las estructuras, hay momentos en que todo se mueve, y los viejos cimientos, todo lo que no sirva para el Nuevo Mundo, la Nueva Era, el Nuevo Planeta, tiempo de transformación. No siempre es fácil, pero es momento para el coraje, así nos lo recuerda Neptuno en su propio signo, en Piscis, es su don, el coraje.

En el día a día, hemos de seguir trabajando la realización de nuestra auténtica identidad, nuestra integridad personal.
Somos responsables de la creación de un mundo nuevo, todos y cada uno de nosotros somos constructores (Tauro en el Medio Cielo), con nuestras aportaciones personales, grandes o pequeñas. Nuestras semillas germinarán oportunamente cuando llegue el Renacer de la humanidad que ya estamos construyendo entre todos, lo importante es ir aportando semillas en este invierno para cuando llegue la Primavera contar con ellas.

El Espíritu está activo en nosotros y, a pesar de que nuestras mentes en ciertos momentos estén confusas, de que nos sintamos oprimidos, el Espíritu nos da la fuerza para seguir avanzando y construyendo la Nueva Tierra, la Nueva Dimensión de Amor y Luz.

Expandamos (Júpiter en Géminis focal, yod) nuestras ideas, nuestras mentes, abrámonos al Viento, nuevos pensamientos que apoyan la regeneración y construcción de una vida emocional más estable que construimos en nuestro interior, sin prisa, con calma, se trata de crear nuevos fundamentos sólidos, pues no “podemos verter vino nuevos en odres viejos”. (Mt. 9, 14-17).

Formamos parte de esta maravillosa Galaxia y la chispa Divina moviliza, anima y sostiene nuestro sentimiento interior de integridad personal, lo que hace que cada uno de nosotros seamos un individuo, único en Sí.

Es tiempo de salir de la inercia y continuar trabajando nuestra integridad personal, nuestra responsabilidad e individualidad auténtica.

“Y, por último, creo yo, sería el sol, pero no sus imágenes reflejadas en las aguas ni en otro lugar ajeno a él, sino el propio sol en su propio dominio y tal cual es en sí mismo, lo que él estaría en condiciones de mirar y contemplar.” (Platón, El Mito de la Caverna).

1 comentario:

  1. Gracias, María José. Es precioso y se siente uno muy bien al leerlo. Transmite serenidad, esperanza...

    ResponderEliminar