sábado, 5 de enero de 2013

Desnudando a Júpiter




Júpiter desnudando a Antíope
Te preguntarás por qué vamos a desnudar a Júpiter como si fuera un cuerpo vestido. Tal vez por la imagen tan sugerente que acompaña a estas reflexiones, la pintura de Antoine Watteau -que pertenece a la época del Rococó en la que se pretende salir de la sobriedad del Barroco representando escenas sensuales, de la naturaleza, con colores alegres.

De todos modos Júpiter está vestido para ti ahora, lo está porque precisamente su ropaje representa para ti el misterio y extrañeza, porque te puedes preguntar quién es y qué aporta a tu vida, a nuestras vidas, en este momento ese cuerpo celestial del sistema solar al cual pertenecemos todos. Y de todos modos, con sinceridad, fue un título sugerido por una persona jupiterina… que de eso se trataba, de inyectar esta energía en este momento de tu vida, de nuestras vidas.

Descubramos su esencia divina y sus límites humanos.

¿Y por qué ahora Júpiter transitando por el signo de Aire de Géminis tiene importancia?

Este mes de enero, a finales, cambiará su movimiento, se pondrá directo, el 30 de enero, y ello implica que tenga mayor influencia durante las próximas semanas.

Este planeta es el más grande del sistema solar y es una energía que simboliza los placeres terrenales de la vida, expresando la esencia epicúrea, la búsqueda de una buena vida, la felicidad, yendo más allá del hedonismo físico. Puesto que el hombre es un todo, se ha de buscar también la satisfacción intelectual, por ello Júpiter rige también la filosofía, los estudios superiores.

Por tanto, cuando Júpiter nos influye podemos estar buscando, o encontrando, en nuestra vida un mayor conocimiento para comprender nuestra existencia, lo que nos ocurre, dar un sentido a los hechos y vivencias interiores. Esta búsqueda puede ser muy activa por nuestra parte, participación en cursos, asistencia a conferencias, o puede ser de una manera indirecta, encontramos personas jupiterinas muy locuaces que nos aportan sus valores y enseñanzas.

O tal vez te perdiste la parte más profunda de Júpiter y te dispersas y sumerges en múltiples reuniones, juergas, bailes y fiestas. Oh, esto sería polarizar su energía a un área tan sólo de la existencia, una lástima pasar de largo y dejar escapar otros aspectos positivos que todos y cada uno de nosotros podemos disfrutar.

Puede ser un momento en que nos sintamos inclinados a organizar un largo viaje, recalco “largo”, lejos, vamos buscando ampliar nuestro horizonte, deseamos una mayor expansión y crecimiento. Ya sea por placer, por ocio, por trabajo, por proyectos profesionales y ambiciones personales, o en búsqueda de respuestas existenciales. Viajes físicos o viajes astrales, viajes imaginarios o viajes presenciales, viajará el cuerpo o viajará la mente, o tal vez ambos.

Con Júpiter hemos de permanecer atentos y estar activos, dispuestos a compartir y relacionarnos, a enseñar y a aprender. Todo lo que no suponga una expansión extrovertida puede traducirse en enfermedad, la expansión la pueden realizar nuestras células en el interior de nuestro cuerpo, tal vez de una manera caótica y muy prolífica. Es, pues, el momento de cuestionarnos si estamos actuando para organizar nuestra vida de manera tal que favorezca nuestra felicidad interior, nuestro sentimiento interno de satisfacción, y qué nuevas estrategias y conocimientos hemos de aprender, incluir, practicar y potenciar para dar un giro a nuestra vida cotidiana si fuera necesario, y si no se han producido ya una serie de oportunidades que, sin buscarlo ni quererlo, nos habrían venido durante las últimas semanas, proyectándonos en una espiral avanzando hacia el logro de sueños y deseos sostenidos y alimentados a lo largo de los últimos años. Ahora puede haber facilidades, pero a veces es necesario que hagamos un pequeño esfuerzo, salir de la comodidad, de la rutina, de la concha en la que nos encerramos y asomarnos al mundo, al exterior, interactuar.

Bajo su influencia, nuestros planes y proyectos pueden ser desmesurados, así que intentemos calibrar realmente con cuánto vamos a poder de verdad, en la realidad, en la práctica, no queramos ir tan lejos ni acaparar tanto que después nos quedemos a medias, y agotemos nuestra salud, aparte de sentirnos frustrados y perplejos.

Con Júpiter siempre hay que tener mesura porque tiende a la exageración, al engrandecimiento de todo lo que toca: cuerpo, idea, proyecto, etc.

  
Júpiter es una energía de bondad, de generosidad, de optimismo, de benevolencia, todo ello muy positivo cuando se está expresando con mesura, como siempre, para no caer en el hedonismo puro y duro, una vida sin equilibrio ni armonía, por dentro o por fuera.
Porque Júpiter puede hacernos perezosos e ingenuos, y perder esas oportunidades y facilidades que venían como regalo. Y también nos puede resultar muy dogmático, al fin y al cabo en mitología castigó al rebelde e idealista Prometeo que tanto ayudó a la humanidad.

En lo social, esta influencia jupiterina puede estar aportando aires de esperanzas, sería satisfactorio en el sentido de que puede servir para bajar la presión que se pueda estar viviendo. Lo único que hay que evitar es un exceso de ingenuidad exacerbada por sentimientos de euforia, típico de Júpiter, para quien no hay límites. ¿Qué se promete ahí fuera que realmente tenga posibilidades de realizarse? Si son oportunidades, mejor acogerse ahora mismo a ello, si son promesas, tengamos cuidado porque tal vez se queden tan sólo en palabras debido a la locuacidad jupiterina. Necesitamos hechos inspirados por Júpiter, no sólo promesas y buenas palabras.


¿Tus amigos son “jupiterinos”?

Si te hacen reír a menudo, ¡sí!
Y recuerda que tus problemas dejan de tener problema sobre ti cuando puedes reírte de ellos, ¡el humor es imprescindible!

Si te ayudan a dar un sentido filosófico y de aprendizaje a tus experiencias, a tu vida ¡sí!

Si te hablan de viajes, si te proponen viajes, si han viajado y continúan deseando viajar, mental o físicamente, ¡sí!


¿A quién puede interesarle este planeta?

Y, sobre todo, piensa, conéctate contigo mismo: ¿Te sientes influido últimamente por esta energía jupiterina?


Por tránsitos, con lo cual afecta a tu estado actual interno y externo:
A Géminis directamente, ya que está transitando por este signo.

Desde Géminis, por donde transita, hace cuadratura y activa a las personas que tienen el Sol en signos mutables: Virgo, Piscis y Sagitario.

Y por cierto… sí, al místico, espiritual, caritativo y etéreo Piscis también le influye de manera notable. Los nativos de Piscis también buscan el placer inmediato de los sentidos, la seguridad material y la sofisticación tangible.

A personas que tengan en su carta astral otros planetas en estos signos, sobre todo la Luna, Mercurio, Venus y Marte.


Por nacimiento:
A Sagitario, porque este planeta rige su signo, al igual que a Piscis, es el corregente de su signo también. A las personas con cartas “jupiterinas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario