miércoles, 13 de marzo de 2013

La voluntad del Universo


La Voluntad del Universo es hacer de nosotros seres cada vez más equipados, armoniosos, felices, plenos. Que nos sentemos en la mesa del Universo y que seamos capaces de comer en ella todo lo que está previsto darnos.” (Charles E. Vouga, “Astrologie experimentale”).

Esta Luna Nueva del lunes 11 en el signo de Piscis concentra nuestra atención en la Cruz Mutable, porque Piscis es uno de los signos de la Cruz Mutable (junto con Géminis, Sagitario y Virgo). La Cruz Mutable es la de la metamorfosis.




Podemos entonces intentar encajar las experiencias, las vivencias y los procesos internos que estamos viviendo en torno a la Luna Nueva a lo largo de estos días, ya desde el sábado 9, y a lo largo de esta semana hasta la próxima lunación.

Cuando hablamos de la Cruz Mutable  nos estamos refiriendo a metamorfosis y estamos pues dirigiéndonos al significado del principio de ascensión.

Para la dualidad de los signos mutables en su búsqueda de equilibrio respecto a los opuestos nos auxilia la flor de Bach SCLERANTHUS. Esta planta se desarrolla en regiones frías y templadas, en zonas altas, en suelos arenosos, sobre rocas, entre los cultivos. Tiene flores muy pequeñas y sin pétalos y hojas opuestas, de color verde. Esta flor nos ayuda a alcanzar la estabilidad.

Esta Luna mutable y dual en Piscis nos invita a trabajar las polaridades: amor-odio, alegría-tristeza, temor-confianza, correcto-incorrecto, aceptación-rechazo, riqueza-pobreza, vida-muerte. Scleranthus será la flor que nos acompañará en estos procesos de metamorfosis y ascensión de manera que consigamos estabilizar cada paso hacia delante que demos tras liberarnos del exceso de equipaje: de memorias ancianas, de pautas emocionales tóxicas, de hábitos perjudiciales, de apegos dañinos.

La Astrología nos presenta los ritmos y ciclos de los planetas, cómo interactúan con nosotros y cómo influyen y nos ayudan y favorecen nuestros procesos evolutivos. Cada mes podemos pues acercarnos al significado de la Lunación para integrarlo en nuestra carta natal y que nos sirva de orientación para encajar el ritmo de los tránsitos y de las progresiones. “Quien conoce el mundo y sus ritmos conocerá también al hombre y el ritmo de su vida, y quien conozca estos acordes no tendrá necesidad de saber nada más” (Nei King, tratado antiguo de medicina del mundo).

Así como los instrumentos musicales son utilizados desde tiempos remotos para crear música terapéutica, de manera que las campanas tonifican el pulmón, los tambores tonifican el riñón, la ocarina tonifica el bazo, las cuerdas tonifican el corazón, las flautas tonifican el hígado, también encontramos un paralelismo entre planetas y cuerpo, planetas y órganos. La Luna, sin lugar a dudas, nos conecta con nuestros humores, con nuestras glándulas, con nuestro estómago. Escuchar el sonido de flautas de madera, del laúd nos permite conectarnos con la Luna. El Fuego está simbolizado por el harpa, Sol.

Estos días de la lunación podemos prestar más atención a estos instrumentos y cómo afectan a nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nuestra alma.

2 comentarios:

  1. Hola, Mª José:

    Llego hasta aquí y quiero dejarte MI MÁS PROFUNDO AGRADECIMIENTO, no sólo por tu generosidad y cariño con respecto a "mis espacios" virtuales, sino porque leyéndote me he puesto en contacto con algo bellísimo, que me ocurrió hace tiempo, pero preferiría compartirlo contigo en privado. He buscado tus seguidores y no los encuentro. Tampoco encuentro tu correo... Cuando Juan prepare los enlaces en "Tu Espacio para Sanar", ahí estarás con tu Astrología Sanadora :), en "Otros Espacios Sanadores".

    Un beso, alma bella. :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Querida Mar!

    ¡Seguí el impulso del corazón!

    Sé que tienes y puedas aportar tantísimo a nuestra sociedad actual que vive un cambio y transformación profundo, intenso, una metamorfosis que ahora mismo puede acelerarse.
    Así que todos los recursos que podamos ofrecernos y compartir a su vez, es necesario que estén visibles.

    ¡Me encanta tu piropo
    También para ti, "alma bella", un abrazo de luz.

    ResponderEliminar