domingo, 10 de marzo de 2013

Una construcción y renovación sólida de la sociedad actual



LUNA NUEVA DE MARZO 2013

Las estructuras de nuestras sociedades cambian porque los individuos que las conforman están cambiando, todo requiere su tiempo, sin embargo tras algunos momentos de confusión, de apatía, de pereza, de escapismo se presenta la ocasión de meditar y decidirnos en qué dirección queremos avanzar. Es el momento de la regeneración.



La concentración de planetas en el signo de Piscis conduce a experiencias edificantes en el plano del amor, del amor en general, ya sea en las relaciones de pareja, familiares, de amistad. El amor será la clave, la bondad, la compasión, la empatía. Evidentemente se pueden producir momentos de confusión y de arrebato emocional en los cuales la inmensa energía de sentimientos necesitarán expresarse y ser compartidos para poder compartir otros puntos de vista con las personas más cercanas y de confianza. Los estallidos de cólera de este Marte en Piscis no pasarán desapercibidos para algunas personas. Toda la agresividad, la rabia, el resentimiento (1) y la ira contenida en el corazón necesitan ser liberadas y sanadas, pautas que han de hallar comprensión porque es el momento de liberarse patrones de memoria que están en nuestras células. Todos los hábitos conocidos y familiares que nos son desagradables y tóxicos pero a los cuales estamos ligados piden un corte definitivo para cerrar el ciclo. Las energías de acción de Marte nos asientan en la materia y en el mundo práctico y nos vemos inmersos en el reino de Plutón: ahora es tiempo a través de la energía liberada por Piscis de ascender vía Neptuno, mediante el Amor, la fuerza del Amor, la creatividad y la alegría. Se trata de encontrar la armonía, el equilibrio, la belleza y la perfección. Venus rige al ascendente Libra de la lunación y es conducido por la sabiduría y la estabilidad que puede canalizar Saturno. Ambos pueden favorecer romper patrones rígidos, al fin y al cabo Marte se aproxima a Urano y los procesos pueden ser rápidos y fulgurantes, sólo hemos de prestar atención a lo que ocurre en nuestro interior, a nuestro mundo, a nuestras respuestas, y será mucho más revelador que fijarnos tan sólo en los hechos externos y en las circunstancias. Desde nuestro interior estamos reordenando los códigos que realmente se ponen en marcha cuando estamos activos e inmersos en la vida cotidiana.

Es tiempo para la sanación, para el perdón. Es tiempo para abandonar los patrones de víctima y de agresor, porque somos ambos a la vez: no nos juzguemos, no juzguemos, observemos pero dejemos que nuestro corazón guíe nuestras respuestas.
Atrevámonos a ser espontáneos, a amarnos a nosotros mismos porque desde este centro surgirán todas nuestras respuestas con el mundo exterior.

La fuerza del trígono entre el regente del Ascendente, Venus, y Saturno en Escorpio nos permite un trabajo intenso de las profundidades de nuestra personalidad: hemos de ser sinceros con nosotros mismos, reflexionar en las veces que proyectamos nuestros fantasmas y nuestros demonios en los demás, aceptar nuestras sombras, aceptar las sombras de los demás. Para alcanzar la armonía es necesario integrar todas las fuerzas que pueden tirar de nosotros hacia distintas direcciones. En la paz y el silencio, en la calma y la soledad podemos encontrar la verdad y permitir a la luz del amor limpiar y depurar lo que aún es tóxico en nuestros comportamientos. El trabajo de estas energías nos conduce a fortalecernos y renovarnos. Nos estamos preparando para un nuevo ciclo que se va a manifestar en breve, y para poder utilizar la fuerza que llega, hemos de presentarnos vacíos para ser llenados infinitamente por el Espíritu que todo lo renueva y lo transforma.

Hemos de estar preparados para el cambio, la transformación, podemos avanzar y adaptarnos a nuevas formas de pensar, de vivir, integrar valores diferentes que motivarán y guiarán nuestros actos y decisiones a lo largo de las próximas semanas.

Toda la intensidad del miedo puede ser teñida por la fe, la confianza, el amor y la alegría, porque sabemos que pertenecemos al Uno y que estamos construyendo una nueva humanidad, un Nuevo Mundo.
Es tiempo para atrevernos a mirar dentro y permitir la armonización de nuestras polaridades, ahora todo tiende a acelerarse y hemos de permanecer abiertos y, aún desde el silencio y el sosiego, preparados para emprender y abrir nuevas rutas. Poco a poco hemos de dejar el traje del místico para vestirnos con las ropas del guerrero. Nuestras armas son el Amor y la Luz del Espíritu de la Vida, que siempre construye y crea un mundo nuevo de bienestar para todos.

El lunes encontramos para la luna nueva todavía 7 planetas en Piscis: Quirón, Neptuno, Mercurio retrógrado, Venus, Sol, Luna y Marte.
(1) Especialmente será intenso para aquellos que nacieron entre febrero de 1966 y marzo de 1967, con la tensión por oposición entre Saturno en Piscis en oposición con Urano y Plutón en Virgo, y el nodo sur en Escorpio. Por supuesto también habrá muchas oportunidades para los Piscis nacidos en el tercer decanato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario