lunes, 8 de junio de 2015

Comprender los ritmos del Cielo y de la Tierra

Inspirada por la energía de Saturno en mi casa III en aspecto con Urano y Plutón en la casa IX, línea energética potente que activa la mente, el pensamiento, línea que une la Tierra y el Cielo, formando parte de la figura de aspectos denominada Cometa, llevo años investigando, y siendo de ello más consciente en esta última etapa, las leyes de los ciclos, de los ritmos que gobiernan arriba y abajo, en el Universo y en nuestro bello planeta, en la Eternidad y en nuestro presente, en el ahora.

Comprender los ritmos, sobre todo aquellos que nos activan de tal manera que todo nuestro ser y vida es una experiencia de crisis, en estado de cambio, en movimiento para hacer los ajustes necesarios y liberarnos de lo que ya no nos sirve para seguir el camino y crear nueva realidad, proporciona no sólo información, también aceptación, también realizar el esfuerzo pertinente, desde la conexión con nuestro potencial más elevado, consiguiendo estar más centrados que nunca, en contacto con nuestro núcleo esencial, a la búsqueda de nuevas claves para tomar decisiones que permitan el avance y la superación. Y ayudas no nos van a faltar si las necesitáramos.




Esto es lo que me está permitiendo estudiar, practicar, investigar y enseñar Astrología, desde hace años la occidental, recientemente china. Y, evidentemente, ahora soy una estudiante de básica en el aprendizaje del Hexagrama de Nacimiento, pero sé, siento, vivo con en este mismo propósito: estudiar, comprender y utilizar el ritmo de los ciclos del Cielo y la Tierra, desentrañando los misterios, traduciendo los códigos que aportan nueva luz, mayor sabiduría y conocimiento. Pero todo ha de hacerse en la misma dirección, hacia el logro básico esencial de conseguir lo mejor para el Ser Humano, para la Humanidad: cultivar en el interior y desarrollar la capacidad de amar, sin ella todo es vanidad, todo es inútil, porque lo que realmente nos transforma, transforma a la Humanidad es la apertura de corazón. Ya tenemos muchos conocimientos, pero todos sabemos que lo que más urge en el mundo es adquirir y vivir mayor alegría, capacidad para ser felices, para vivir en armonía todos, crear un mundo solidario, justo. Y esto sólo se consigue mediante el desarrollo de nuestra capacidad de amar, abrir el corazón.
Cada “tránsito” en Astrología, cada “progresión”, cada “paso”, cada medida utilizada en uno u otro sistema, nos va dando las pistas necesarias para encontrarnos con nosotros mismos, con nuestras fuerzas y conocimientos, para activar nuestro potencial creativo e ir entrenándonos más y más en el propósito de AMAR.






Bienaventurado, feliz, tú, hombre o mujer, que a pesar de llevar una vida aparente de acción en este mundo de las formas, por otra parte vives inspirado continuamente por el Amor. Dichoso eres cuando permaneces a lo largo de tu jornada en disposición contemplativa, en conexión con la poderosa energía transformadora y sublime del Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario