lunes, 28 de noviembre de 2016

Luna nueva 29 de noviembre 2016





Sagitario nos facilita el realizar un trabajo interior de introspección con sabiduría. Es un signo que pertenece a la Cruz mutable, con lo cual la mente puede ser flexible lo que facilita entrar en estado de meditación, en comunión con nuestro yo superior pudiendo ser entonces inspirados.






En esta Luna Nueva el Sol y la Luna en Sagitario, signo de Fuego, están en cuadratura con Neptuno, situado en Agua, en el signo de Piscis, ambos signos mutables como acabamos de ver.  Júpiter, el regente de Sagitario, está en Libra, en cuadratura con Plutón, en sextil con Saturno en Sagitario y en trígono con Marte en Aire. En esta lunación, la energía necesaria para ser conscientes y crear se produce en la cuadratura entre el Fuego –principio de expansión- y el Agua, el equilibrio de la expansión y la contracción, representa la naturaleza psíquica y emocional, los sentimientos.


Si conectamos con esta cuadratura de Fuego y Agua podemos integrar en nosotros estos elementos de manera que saquemos provecho durante el próximo ciclo de 28 días. Pero hagamos el esfuerzo para entrar bien despiertos en esta vibración, lúcidos, conscientes de nuestros interior y del exterior y lo que va surgiendo, todo nos está hablando, son señales, indicaciones para guiarnos, y con este propósito podremos realizar la activación de las fuerzas de la Luna Nueva. Habremos de tener en cuenta que se trata de la energía de Sagitario, con lo que de alguna manera en nuestro presente estamos creando también el futuro.

No hace falta que realicemos rituales especiales, a veces nos distraen los preparativos, pero sí podemos con sencillez conectar con la energía del Agua y del Fuego. Para este último, podemos encender una velita, la visión de la llama es un puente para conectar con esta energía ascendente de la llama, que equivale a la energía ascendente del simbolismo de la cuadratura; también podemos tomar el Sol, si lo permite la meteorología del lugar donde habitamos, o con los ojos cerrados podemos visualizar el Sol, o podemos dibujar y colorear una llama, un Sol, una hoguera, juguemos libremente con los colores, con el amarillo, el naranja y el rojo.




¿Qué nos aporta la energía de fuego? El fuego es un principio que representa lo cálido, lo seco, la vitalidad, el entusiasmo, el impulso, la voluntad, la acción, la extraversión, la espontaneidad, el entusiasmo, la iniciativa, pero también la impaciencia. Con la energía de Fuego es fácil ser directo y sincero, dos cualidades muy apreciables en nuestra evolución como ser humano, aunque habremos también de aprender a tener tacto y diplomacia, a escoger el momento y el lugar para que sea armónico el resultado y no ofender, no causar daño. Aunque son contrarias las energías de esta cuadratura de la lunación, fuego y agua, podemos aprovechar esta dualidad -como siempre en nuestra experiencia humana- para utilizarlas con la mesura adecuada y que la mezcla sea óptima, depende de nosotros, seres capaces de despertar, desarrollar y activar inteligencia y amor. Aquí es donde entra el agua.


¿Qué nos aporta el agua? Con el agua podemos ser empáticos, sensibles, nos gusta la intimidad, tendemos a ser protectores, también pasionales, intuitivos, nuestra actitud puede ser de reserva, somos reflexivos, valoramos la experiencia del amor, pero también podemos ser temerosos. Además, habremos de conectar con esta energía a través del contacto físico con ella, con el agua, podemos también visualizar y evocar el mar, cascadas, ríos, lluvia, visualizando el color azul y verde.

Vemos que son diferentes, sí, pero también se pueden utilizar ambas de manera complementaria para un éxito total, se apoyan como vemos en el fondo, cada una en su justa medida, y por ello la cuadratura nos permite elevarnos por encima de nuestras dificultades y superar bloqueos.





En el reino de Sagitario y su regente, Júpiter,
nos encontramos con la llama de la Fe:

"El que tiene FE es fuerte,
aquel que duda se debilita.
Las fuertes convicciones preceden los grandes actos."
(Louisa May Alcott)



Esta lunación permite que nuestras visiones cobren impulso y se materialicen muchos de nuestros sueños elevados, permite la sanación porque nuestra visión es amplia y hay un deseo de felicidad y de gozo subyacente, está trabajando por ello nuestra conciencia y tenemos apoyos, pero habremos de trabajarnos la FE, elegirla como aliada imprescindible. Neptuno viene a ser un ángel guardián dispuesto a favorecer nuestros procesos mentales de avance, la restauración de todo daño interior y exterior, nuestra mente abstracta ha de confiar en que el plan divino es perfecto y hay orden y armonía, está todo muy bien calculado, pero si sólo queremos ver el sufrimiento nos perderemos las oportunidades de crecimiento y expansión, de superación de límites que en realidad sólo son nuestras propias trabas mentales, inseguridades y miedos. Así con Neptuno volvemos a la llave que abre todas las puertas, las del Amor Universal y la comunión, esta es su magia, y al abrir la puerta es cuando podemos desplegar esta energía expansiva de Sagitario que nos invita al gozo de los grandes ideales. Pero si mantenemos la humildad, dominando nuestros nervios e impaciencia, evitando extremismos, sabiendo que sólo somos parte única de todo el engranaje de un Plan que nos supera por ahora debido a nuestra vista parcial de la realidad. Es tiempo de dar un paso más hacia lo esencial, lo invisible a los ojos.


Tendremos que observar en qué Casa de nuestra Carta Astral coincide esta lunación para encontrar más claves y comprensión, además de desarrollar un proyecto general afín para estas próximas semanas que facilite nuestro trabajo evolutivo y el despliegue de iniciativas acordes a la misión que hemos de llevar a cabo durante este mes, el significado de la Casa natal activada por la lunación.





No hay comentarios:

Publicar un comentario