viernes, 7 de abril de 2017

El "genio" que nos habita

Se acerca el Sol desde Aries (17º)  a Urano (24º)  en el zodiaco tropical (el 14 estarán ya en conjunción) y es por ello que dentro de nosotros podemos empezar a activar un nivel de conciencia que nos permitirá una comprensión más amplia y elevada de nuestro mundo, de la existencia, de nuestra participación activa en los cambios evolutivos de la Tierra.

Decía Rudolf Steiner que nuestro cuerpo etéreo -esa vida o campo de fuerzas que casi no percibimos- vive en el nivel de los sentidos, a través de los cuales participamos en la VIDA que nos rodea. El cuerpo etéreo (también lo poseen los animales y las plantas) conecta con la parte sustancial de nuestros sentidos y es por ello que se convierten en órganos vivientes, no siendo por tanto sólo aparatos físicos.

Es gracias a nuestro sentido de la vista que podemos percibir la energía del SOL y en un ejercicio breve podemos "respirar" esta vibración para vivificar, equilibrar y sanar cada una de nuestras células.
Por ello siempre antes de realizar una sanación, o de enviar reiki, la primera conexión es con esta Fuente Creadora.






¿Qué representa el Sol? Es fuente de luz, nos estimula internamente, es vida y es amor, nos estimula internamente.
Con nuestra energía solar habremos de trabajar la voluntad, iniciativa en la acción, realizar lo que prometemos o lo que queremos de verdad hacer.

Ahora podemos seguir trabajando la energía de Urano con más lucidez, viendo cuando en su tendencia involutiva nos inclina a un individualismo egoísta, lo cual nos empobrece como personas y como raza humana, o en su progreso evolutivo lo integramos en nuestra conciencia para colaborar en el proyecto colectivo de evolución, trabajando en nosotros mismos y lo que hemos de cambiar favorecemos el cambio global.


Con la fuerza de Urano nos atrevemos a salir de los convencionalismos y evitamos quedarnos bloqueados. Nos inspira para ser originales, innovadores y creativos. Conectar con él conscientemente, mediante la respiración y la visualización -por ejemplo- nos trae claridad mental, mayor lucidez intelectual. Habremos de hacer entonces un trabajo con nuestro mental, control de las asociaciones de pensamientos en relación a nosotros mismos, nuestras relaciones, nuestras experiencias con el dinero, con el trabajo, etc.


Urano es una energía que afecta a nuestro mental y a nuestro sistema nervioso, está en conexión con ellas. Urano está en relación con nuestro sexto ckakra, el frontal, conectar con esta energía nos aporta intuición, independencia, comunicación interior con las fuerzas superiores, tendencias místicas.
Si observamos los tránsitos actuales a nivel mundial (mismamente la próxima luna llena), podemos comprender muchas características uranianas que se manifiestan involutivamente, es todo sobre lo que hay que trabajar para hacer ajustes, por ejemplo: prejuicios, críticas duras, arrogancia, dogmatismo, dificultad para perdonar.
Pero es gracias a la influencia de Urano, resonando con los tránsitos mundiales, conectando por progresiones o tránsitos personales, que también podemos trabajar con mayor facilidad y desarrollar internamente respeto, devoción, amor, aceptación de cada persona como es, apertura de espíritu, ver lo bueno en cada cosa, suceso, ver el bien.



Al igual que nuestra respiración y el latir de nuestro corazón marcan un ritmo, también nuestra carta astral sigue viva, en movimiento, hay fechas para acontecimientos concretos, citas. Es el momento de observar en qué casa transitan el Sol y Urano y qué casa representa donde está Urano desde que empezó el viaje al nacer, respecto a su recorrido completo por toda la carta natal. Qué progresiones están activas tanto conversas como primarias, etc. Una síntesis arroja luz a toda nuestra situación vital actual y permite encaminarnos con lucidez y entusiasmo.

¡Permanezcamos atentos a las señales y sincronías! ¡Pidámoslas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario