martes, 4 de septiembre de 2012

La vuelta al cole, ¿y ahora qué?


Empecemos por el Principio…

Ocurre en estas semanas, regidas por el signo de Tierra de Virgo y en una parte del globo terráqueo, que lo mismo que se estarán recogiendo cosechas, disfrutaremos en delante de unas ricas uvas, por ejemplo, también van a comenzar a impartir clases en los colegios, institutos, universidades. Fin de vacaciones para algunos, el retomar la rutina, iniciar un nuevo ciclo. En todo caso es un momento especial donde se debe organizar, planificar, ordenar, cuidar el detalle, asumir responsabilidades. Es momento de actuar con una mente práctica en la vida cotidiana. Para algunos la expectativa de vivir cada día un amanecer que se va posponiendo y un atardecer que se adelanta paulatinamente, suponiendo entonces disfrutar de menos horas de luz, un sol que va cayendo y tendrá cada vez menos intensidad en su poder para darnos calor, puede ocasionar ciertos pensamientos, sentimientos y emociones tristes y de melancolía. La Tierra se empieza a recoger, se va preparando para entrar en un estado de interiorización, de silencio, de descanso.

Pero todo es relativo, todo depende de cómo decidamos nosotros, por un acto de nuestra voluntad e imaginación, que son herramientas de nuestra personalidad que podemos utilizar libremente, el ir enfocando y actuando ante todos estos cambios y opciones que se nos presentan. Nueva agenda "escolar" para programar unos meses teñidos de fantasía, de alegría, de juegos, de conciencia, de solidaridad y amor. A pesar de los retos, a pesar de la acción que hemos de emprender ahora dejando atrás las vacaciones y el cálido verano. Depende de nosotros. Depende de cómo vayamos manejando la energía de Virgo, que es quien gobierna, a veces con excesiva crítica y rigidez, exigencias hasta en los más mínimos detalles. Hemos de completar con la energía complementaria, Piscis, que nos induce precisamente a la ensoñación y a dejar volar la imaginación. Y hemos de utilizar la energía de Leo, del signo precedente, para autoafirmarnos y atrevernos más cuando nos apagamos.
Sin lugar a dudas, Virgo nos invita al servicio, dejamos al festivo Leo, que si se vuelve ávido de placeres se convierte en un egocéntrico ansioso,   pero mantengamos la alegría del corazón, Virgo nos invita compartir con los demás el día a día, la rutina. Un paso más para encontrar mayor sentido,  o simplemente darle por fin sentido a nuestra existencia.


Es momento para encontrar estímulo precisamente en las cualidades del corazón, que no caducan, y que fluyen al ritmo de cada una de las diferentes estaciones del año en cada hemisferio, según se van sucediendo paulatinamente: generosidad, benevolencia, comprensión, apertura, empatía, gozo, humor.


Si volvemos al trabajo porque realizamos tareas que nos interesan, motivan y gustan, que son afines a nuestra vocación; si emprendemos los estudios para prepararnos y conseguir poco a poco adquirir conocimientos que me gustan y con los que puedo contribuir a construir un mundo mejor para todos, entonces no hay lugar para la depresión “post”. Si hay motivación vivo con entusiasmo cada etapa del año, cada día.

Todo en equilibrio es perfecto, es agradable, tiene sentido. Caminamos hacia Libra.


Precisamente Virgo, la energía de este signo, me ayuda a organizar mejor mi vida cotidiana con sus nuevas sugerencias, tanto para lo nuevo como para renovar lo que ya tengo. Y Piscis aportará el sentido transcendente a todas estas labores prácticas en las que además cuenta la economía. Con Piscis me sumerjo en los momentos de descanso en los reinos de la magia y del amor. Después de tanto trabajo, ¿por qué renunciar a algo que es tan asequible? La música, la danza, el cine, el teatro, la pintura, allí donde y en lo puedo emplear mi creatividad, es lo que me da nuevas fuerzas y me alimenta y renueva interiormente, y de ahí parten las fuerzas físicas. Y mucho más las psico emocionales.  ¡Adelante con ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario