viernes, 28 de septiembre de 2012

La estabilidad en el cambio



Luna Llena del 30 de septiembre 2012


Dirás que esto de estabilidad en el cambio, ¡no puede ser! Pero te digo que sí, porque ya todos, más o menos, conocemos lo que es montar en un columpio, y allí, bien sentaditos subimos y bajamos, nos columpiamos, cielo y tierra, idas y venidas, con impulso nos adelantamos, y luego nos dejamos llevar hacia el otro polo. La verdad, todos o casi todos hemos disfrutado -y seguimos haciéndolo cuando podemos, del inolvidable columpio que pertenece a los descubrimientos y disfrutes de nuestra infancia.
Tal vez en un principio es lo que me sugiere la carta de esta lunación, con esas líneas rojas que cruzan el círculo y, sin embargo, hay puntos de anclaje y sostén.

¿Conoces a algún, o a alguna, líder? Te lo pregunto porque estoy mirando al joven e intrépido Aries activado por el impaciente, radical y nervioso Urano. Un líder estimulado de esta manera puede resultar un tanto explosivo. Si quieres saber por qué te diré que porque se cree que tiene inspiraciones innovadoras muy buenas que revolucionarán la historia y cambiarán el mundo. Un líder se cree casi, casi un dios del Olimpo. Qué quieres que te diga, yo no me apunto a su batallita, no me fío. ¿Y tú? Ya se sabe que muchos de los dioses del Olimpo terminaban resultando muy narcisos, manipuladores e interesados en sus exclusivas ambiciones personales. A nosotros que no nos engañen, ¿verdad?.
Tomemos cierta distancia porque va a ser necesario.

Observo en el mapa de la lunación que la Luna se encuentra al lado de Urano, ella que representa las costumbres, los hábitos, el pasado se ve impregnada en estas energías de revolución, rupturas, renovación, rebeldía y búsqueda de libertad e independencia. Aunque sea compulsivamente y sin mucho criterio, al fin y al cabo qué criterio cabe esperar con un inexperto Aries que además es fogoso y pretende imponer su voluntad, sí, por la fuerza si es necesario, ¡y eso que hablaba de rebelión y libertad! Sí, pero aún estamos en este primer signo que por inmadurez puede pecar de egoísta y sólo mira por sí mismo, más ahora arrastrado por Urano y sus ideales progresistas y sus ideas de separación y autosuficiencia. ¡Agitada Luna! Pobre Luna que busca seguridad, nutrición, siempre pensando en sus necesidades. Aunque como siempre, sabemos que es cambiante, y si bien tiende a la tradición, porque eso la hace sentirse cobijada en lo que conoce, conectará con los ritmos cambiantes por los que transita y si está alterada emocionalmente sus tendencias caprichosas también pueden llevarla a actos imprevisibles y algo desastrosos. Ahora bien, podemos utilizar todas estas energías resultado de este encuentro de una manera más ordenada, organizada e inteligente.
Si algo me sugiere este Urano-Luna es sin duda que nos liberemos de emociones que nos hunden en la melancolía porque es tiempo de libertad, rompamos con sentimentalismos que nos desvitalizan, utilicemos la fuerza de nuestros ideales para participar activamente en la historia del mundo, por muy pequeña que sea nuestra aportación, por muy humilde, formamos parte de un equipo en el que cada miembro es necesario.


De Caspar David Friedrich
Observemos a la luz de esta Luna...
Mis emociones y sentimientos, mis hábitos, mis costumbres encuentran ahora una oportunidad para el cambio, debo adaptarme a nuevos tiempos, y esta Luna tiene en sí una energía receptiva, por ello puede ser compulsiva, pero vamos a integrar la parte de consciencia que aporta el Sol, ¡por eso celebramos Luna Llena! Vamos a integrar ambos polos, vamos a equilibrar la balanza y a buscar un centro en estas tensas relaciones.
Habrá muchas cosas que cambiar también en los hogares, son tiempos para intentar conseguir una apertura entre los miembros de la familia de manera que se pueda ser amigos. Si no se consigue, parece que la balanza se inclina en favorecernos para encontrar apoyo en la familia uraniana, en la familia espiritual, más allá de los lazos de la sangre.

Siento no poder prever un ambiente más tranquilo al observar los planetas, la lunación, pero en estos momentos tenemos que cuestionarnos muchas cosas para poder realizar transformaciones y avanzar, la vida es un continuo progreso, evolución. Pero no nos estresemos ni llenemos de angustia. Ni mucho menos, así no se consigue precisamente lo que queremos, avanzar lúcidos. Además, siempre, siempre hay un pequeño rincón paradisíaco para ir a renovarnos y fortalecernos, no digo evadirnos y sentirnos sublimes, etéreos e incorpóreos, que no corresponde, así sólo porque sí, como hacen las drogas, no, me refiero a espacios donde se produce un cambio en nuestras mentes y emociones activamente. A veces es mediante la contemplación de una noche estrellada, en otras en la contemplación de la ansiada lluvia, en otras escuchando música, pintando, bailando, leyendo o componiendo poesía, estudiando, tocando el violín o el violonchelo, arreglando la puerta de un armario, inventado una receta para sorprender a algún ser querido. Fantasía y creatividad, humor, juego y apertura de puertas y ventanas para ventilar, ir más allá de lo que es pequeño mundo cotidiano, aunque sólo sea, un poquito más allá.

De hecho, lo que corresponde desde la energía enviada por el Sol en Libra es conectarnos con la belleza, Venus aún sigue en Leo, las artes y las actividades de ocio que nos produzcan alegría y bienestar, esto para estimular nuestros espíritus. En un corazón alegre siempre podemos imprimir nuevas energías renovadoras que favorecen la salud. Si bien Libra puede resultar perezoso y comodón al estar estimulado por las energías que le llegan desde Aries de la Luna en conjunción con Urano, nos permite en estos momentos actuar con diplomacia pero con mayor energía, sin necesidad de ser extremistas. Porque de todos modos, en las épocas de cambios siempre surgen reformadores y revolucionarios, pero cuando están impregnados por instintos de violencia para imponer también sus ideas, ¿a quién le interesa seguirles? Desde luego a una mayoría no, y menos en estos tiempos, la historia está repleta de enseñanzas, ahora sí que utilizamos a la luna, el recuerdo y el pasado para poder elegir lo más conveniente. Con Virgo en el Ascendente no hace falta que seamos críticos, menos aún criticones, puntillosos y desagradables, pero sí que usemos la discriminación a la hora de analizar la realidad y tomar decisiones.

Las transformaciones de las estructuras que sostienen las sociedades inevitablemente van a seguir adelante, así lo requiere Plutón, pero lo hace desde Capricornio, al menos este signo nos puede ofrecer experiencia, sabiduría y su deseo es consolidar, eso es lo que intenta decirles tanto a la Luna y a Urano como al Sol. Y de ellos, eso sí, puede recoger todas las sugerencias maravillosas que tienen que aportar, desde un estado de calma, eso siempre, sin nervios, sin histeria, sin extremismos, sin caos. La verdad, no hace falta tanta tensión, no hace falta tensar la cuerda del arco al extremo de romperla perdiendo así la oportunidad de lanzar la flecha y alcanzar el objetivo, es tiempo y energía que se pierden.

Hemos de actuar, de una manera u de otra, pero a un ritmo pausado, a un ritmo adecuado, para poderlo sostener, persistir, es la palabra de Plutón, porque como ya se dijo hace mucho, “no por mucho  madrugar amanece más temprano”.

Marte va acercándose al signo de Sagitario, como lo hace Venus hacia Virgo y ambos se conectarán con Neptuno, son energías mutables, de cambio, de adaptación. Volvemos a encontrar más indicativos para inspirarnos en nuestra vida cotidiana a lo largo de estos días. Con Marte y Neptuno conviene no actuar confusamente, y menos aún a “escondidas”, esos actos vergonzosos que se planean en secreto, y estando Marte por medio y en Escorpio no resultan planes muy constructivos ni convenientes si no van orientados al beneficio de todos. Por eso digo que es necesario estar atentos a los líderes, a quién se sigue, a qué energía, a qué conocimientos, a qué ideales, qué valores sostienen nuestros compromisos y en qué áreas estamos actuando de acuerdo a ellos.

De Pierro Di Cosimo

Venus y Marte siguen en contacto, el dios de la guerra y la diosa del amor, la belleza es capaz de seducir y apaciguar al agresivo Marte llevándole a reposar calmadamente. Al fin y al cabo, así podremos utilizar esta energía con precisión, de manera efectiva y para conseguir las transformaciones en las que a lo largo de estos años estamos invitados a colaborar todos de una manera u otra, construyendo unas sociedades mejores, un mundo nuevo.

Esta oposición entre Aries y Libra, energía cardinal, de iniciativas, nos lleva una vez más a cuestionarnos ¿quién soy yo?, para no perdernos en la informe masa, en el otro, en el grupo, para no dejarme absorber por fuerzas o personas con capacidad de liderazgo, que me hechizan con sus aires de grandeza y sus promesas de gloria. Ya no somos niños a quienes puedan embaucar con cuentos e historias de gigantes, dragones y otros monstruos. Sacudamos un poco el cuerpo y de paso despejemos las mentes, eso procurará a nuestras emociones un espacio más limpio y ventilado. Si actuamos según nuestro estado emotivo, la Luna presionada por Urano, cuidemos esas emociones. La luna llena nos recuerda que el complemento ideal es el Sol, la conciencia, unir emociones y conocimientos, mente y corazón.

Estos días la energía de la Luna Llena nos pueden traer experiencias intensas y chocantes, no siempre, no todo el rato, menos mal, y no a todos por igual, así se puede llevar mejor, pero hemos de comprender que nosotros llevamos siempre las riendas, sólo es cuestión de no ser cómodos y creer que delegando en los demás mi vida es un alivio soltando cargas. Es tiempo de cooperar, siempre con Libra, de tener en cuenta al otro, de ayudar, de implicarme.  Actuar para ayudar a quien más lo necesite, reclamaría Marte con Neptuno, con amor, le dice Venus desde Leo, y ya se acerca al práctico Virgo que aportará discernimiento.

No es necesario el sufrimiento, recordemos, no lo es. Nos decía el psicólogo Roberto Assagioli que el sufrimiento nos empuja dentro de nosotros mismos, vamos de fuera hacia dentro, y en nuestro interior están las respuestas y las claves. Él nos decía que cuando comprendemos la misión que tiene un sufrimiento, el dolor desaparece inmediatamente. Entonces, puesto que hay situaciones que, efectivamente, nos vuelven introvertidos, sufrimos, nos deprimimos, preguntémonos qué nos están indicando esas luces de alarma, el malestar tiene un propósito, y es constructivo en medio del caos,  morir para renacer, renovar. Como lo hacen ahora las hojas del otoño, caen, permitámonos despojarnos del lastre que nos impide avanzar.

Cualquier situación tiene un propósito evolutivo, hay una leyes en el universo, no nos enredemos en el dolor sintiéndonos víctimas pasivas, deleitándonos en lo mal que lo estamos pasando, compadeciéndonos. Y no es necesario tampoco ser autárquicos, podemos pedir consejo y ayuda, colaborar. Se trata de encontrar la clave para comprender  y con ello salir de una circunstancia que sabemos, que como todo en la vida, pasará, que es temporal, así que no estamos estancados indefinidamente. Algo tenemos que hacer, algo tenemos que cambiar, y hemos de concentrar nuestra energía en ello. Tenemos múltiples dones, capacidades, talentos, todos y cada uno de nosotros.
Vamos a parar y a concentrarnos en ello.

Y Saturno, que rige a Capricornio por donde transita ahora Plutón, se encuentra armónicamente con Neptuno, siempre tendremos una inspiración, un sueño, un ángel, una ayuda física o extrafísica para salir adelante, sólo hemos de permanecer despejados, calmarnos, escuchar dentro, abrir los ojos, los oídos, confiar en la intuición, en la inspiración, en la bondad de la Vida, porque hay unas leyes, un orden, un propósito, aunque ahora no lo sepamos, no lo veamos. De hecho, tal vez estés muy tenso, todo tu cuerpo tenso, ojos cerrados, puños cerrados, mandíbula apretada. La verdad, así no se puede, es imposible, ver ni oír ni sentir. Lo primero, relajación, del cuerpo, del sistema nervioso. Suelta. Abre. Se nos revelará y, en todo caso, siempre nos vendrá lo necesario en cada etapa. Optemos por esas amistades, esas relaciones que nos aportan luz, sería el mensaje de Venus con Saturno, así podremos decidir, acabar o iniciar lo que es más conveniente. Son relaciones y amistades que nos ayudan a conectarnos con nuestros talentos y por lo tanto favorecen sentirnos sólidos y fuertes, capaces de todo.

Plutón y Urano (en cuadratura) nos posibilitan cambiar pautas mentales, y en esta Luna Llena, cambiar hábitos y costumbres que son más bien destructivos por otros que nos impulsen a una nueva vida, a un sentimiento de mayor dignidad y auto estima, respeto por uno mismo y alegría por cada paso dado con constancia y persistencia para avanzar. Es tiempo de cambios y de iniciativas, no nos anquilosemos en lo que creemos conocer como que es seguro. Es tiempo de abrir nuestras mentes y el jovial Júpiter nos envían sus favorecedores rayos. Descubramos otras posibilidades y horizontes.

Ordenemos nuestros pensamientos, ideas y dispongámonos para un diálogo sosegado, con fuerza interior, pero con flexibilidad, esta es la forma de conseguir buenos acuerdos.

Esta es la fusión del yin y el yang, de la Luna y el Sol, la comunión del fuego y del agua que crean la vida siendo animados ambos por el soplo de la chispa divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario