lunes, 4 de mayo de 2015

Expandiéndonos desde el corazón

Centrándonos en la segunda mitad del ciclo lunar, en esta Luna Llena en el grado 13º de Escorpio, nos fijamos en sus aspectos con Plutón, con Neptuno y con Júpiter.





Vemos, por una parte, a Júpiter focal de la cuadratura en T, o triángulo de rendimiento rojo: Luna-Sol-Júpiter. Por otra parte, a Neptuno focal, triángulo de rendimiento rojo entre Saturno-Mercurio-Neptuno.
Para poder seguir avanzando en nuestro caminar por la Tierra, en esta experiencia evolutiva que vamos viviendo como seres humanos, en este cuerpo humano a través del cual nuestra conciencia experimenta con las sensaciones y con las emociones, con la ingente energía que mueven en nosotros y alrededor nuestro,  con las energías que surgen de nuestro pensar y de nuestro sentir, hemos de procurar estar el máximo tiempo posible conscientes de nuestra realidad física, sí, como anunciaba la Luna Nueva en el signo de Tauro y sin aspectos, pero sin olvidar asimismo nuestra realidad energética. Toda una cuestión de entrenamiento constante, no siempre fácil, requiere constancia y la voluntad de permanecer "despiertos".


Foto: cortesía de Pline


Para cada momento nos llega lo que necesitamos, lo más directo, para el día a día, la información siempre nos llega. Para esta meditación de Luna Llena he escogido estas bellas imágenes de la "Place de la Bourse", en Burdeos (Francia). Por lo sugerente que resulta la imagen del espejo, lo que podemos ver reflejado de nosotros mismos en la realidad, pero no es toda nuestra realidad; lo que podemos ver distorsionado de nosotros mismos reflejado en la realidad, y para recordarnos evitar perdernos en ese reflejo de la realidad que sabemos que sólo es un reflejo, pero no recoja toda nuestra esencia interior, la que cada uno de nosotros va recordando, redescubriendo, con la que vamos reconectándonos. Para poder seguir transformándonos es necesario dedicar cada día momentos de volver a nuestra conciencia, a nuestro ser esencial, a nuestro Yo superior, adentro, más allá de lo que perciben tan sólo, normalmente, mis sentidos y mi realidad física más densa.
Júpiter siempre nos ofrece posibilidades de expansión, tanto como Neptuno nos ofrece la "visión" adecuada de nuestra realidad multidimensional.

Foto: cortesía de Xellery


Cuando hablamos de la Luna podemos hablar del pasado, de la infancia, nunca mejor momento de impulsar cambios que ahora con esta Luna en Escorpio. ¿Qué llega de mi pasado que aún no acepto, rechazo, no me gusta, y qué hay en mi presente que he atraído, o que ha salido a mi encuentro, y que me está costando vivir, aceptar, comprender, asimilar y transformar?. ¿Qué llega que me aporta gozo? ¿Qué llega que me completa en mi visión actual?. Me centro también en todas las sensaciones agradables y de bienestar que me llegan del pasado, de mí mismo y de mis ancestros.
Donde hay dolor falta la energía del amor. Por tanto, si aún hay recuerdos de mi, de mi pasado, si en el presente hay situaciones y relaciones que me ocasionan sufrimiento, el momento es ahora para avanzar, cambiar, transformar, sanar. Para llenar de amor esa imagen de mi ayer que me llega, para comprender y amar la enseñanza que ahora, que hoy estoy aprendiendo con las relaciones que sostengo, las que quiero seguir sosteniendo, las que quiero transformar, las que sé que ya no me convienen y he de dejar atrás.


Según la Astrología China todavía hasta el 6 de mayo (y desde el 5 de abril) estamos en la vibración del Dragón (Tierra-Yang), para los chinos es el representante del poder espiritual más elevado. Aprovechemos entonces este impulso de expansión para seguir trabajando en la sanación de nuestro corazón, en nuestras heridas de amor (Júpiter transita por Leo), las que nos impiden disfrutar de la vida, sentirnos bien con nosotros mismos y con nuestro entorno. Sigamos trabajando esa limpieza interior de nuestros sentimientos de abandono y soledad, ese sentimiento de sentirnos perdidos en la "niebla", sigamos redefiniéndonos, creándonos, trabajando interiormente en el propio sentimiento de unidad con todo lo que somos (Neptuno en Piscis). Siguiendo el hilo del Nodo Norte en Libra, avanzamos en nuestro sentir interior de equilibrio entre el Cielo y la Tierra.

Recuerde, que lo material, la energía en su manifestación más densa, no ha de distraernos, que no nos aleje de la conexión con nuestra conciencia el ritual, los objetos, los adornos, las herramientas que podamos querer o que nos sugieran utilizar, la verdad siempre está ahí accesible y el camino de la energía es sencillo, que los "adornos" no sean una trampa, un impedimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario