sábado, 23 de julio de 2016

EL TRIÁNGULO DE FUEGO – Energía Ascendente

Con la entrada del SOL en el signo de FUEGO, perteneciente a la Cruz Fija, de LEO nos introducimos en este elemento en profundidad, por donde además transitan ahora Mercurio (hasta el día 30 de julio) y Venus (hasta el 5 de agosto). También transitan por signos de Fuego Saturno (en Sagitario, directo el 14 de agosto) y Urano (en Aries, retrógrado en unos días, el 30 de julio). Cinco de los diez planetas están posicionados en signos de Fuego.

Anteriormente, en este blog, ya hice algunas reflexiones que ayudan a conocer más y a conectar con esta energía de FUEGO y los signos que pertenecen a ella:






Constantin Hölscher -Tempel der Vesta



En la mitología, Vesta era la diosa de la tierra, del fuego y del humo. En el foro romano se construyó un templo circular dedicado a Vesta donde se mantenía constantemente encendido el fuego, era más difícil encenderlo de nuevo que mantenerlo vivo, para los romanos estaba vinculado a la suerte. Y veremos que tenían razón al centrar su atención en este elemento, porque se habla por ejemplo, de la energía expansiva entusiasta y de la fe de un Sagitario (Júpiter), del valor (temerario en ocasiones) de un Aries, de la energía voluntariosa y creativa de un Leo.


¿Qué representa el Fuego? “Es la energía del espíritu, y opera en el universo proporcionando energía y transformando” (Robert Hand). Tal vez por esto es tan importante mantener encendida la “llama”, mantener esta conexión con nuestra esencia, mantener la conexión con la energía de Fuego creadora, el “aliento Divino” o “Ruah, “soplo de Dios”.


Jan Cossiers - Prometheus Carrying Fire
El fuego es un elemento de combustión que transforma, transmuta, exalta o destruye todo lo que alcanza. El fuego es energía, acción, dinamismo, emoción, impaciencia que puede indicar también  falda de madurez. Cuando hay mucho fuego en un temperamento la persona muestra fácilmente cólera (temperamento bilioso), júbilo, entusiasmo, exaltación, pasión para realizar, voluntad creadora, es una energía yang, positiva, de extraversión.
Para la energía de Fuego es importante tener en cuenta las necesidades humanas (afectivas, familiares, físicas, etc.).

Siempre observo en la Carta Astral los elementos, los posibles extremos: cuando hay muchos planetas en estos signos, exceso, o si falta, ningún planeta en estos signos, porque combinándolo con la información que aparece del Sol, de la Luna, del Ascendente y sus regentes, de la figura de aspectos, se obtienen importantes deducciones  a propósito de la personalidad y sus cualidades, y a partir de esta información podemos orientarnos mejor en nuestro camino.

Con este elemento muy acentuado en una Carta Astral tenemos una personalidad que de alguna manera será exuberante, no se la puede ignorar porque siempre irradiará, destaca, acapara la atención, hará o dirá algo que nos hará fijarnos en ella, o nos  acaparará, pueden resultar magnéticas, pero a la vez después de estar con ellas a veces se tiene la sensación de quedarse uno “vacío”, no sólo irradian, no sólo “dan”, también pueden captar y atraer este fuego para vivificar el suyo propio. A nivel de convivencia puede suponer dificultades en numerosas ocasiones, conocerlo es comprender y adoptar posturas diferentes.


Veamos algunos ejemplos dentro del mundo del cine clásico, encontrando en los personajes de los actores, y no sólo en su vida, las huellas de este elemento Fuego, por ausencia o por presencia.

  • En la Carta Astral del actor de cine clásico Charlton Heston, encontramos en el elemento Fuego tan sólo a Neptuno, en el signo fijo de Leo. Es un actor épico cuyos rasgos le van muy bien al cine histórico, tiene mucha presencia física, 1,90 de altura, gran personalidad para soportar los decorados grandiosos, el formato panorámico (Los diez mandamientos, El Cid, Ben-Hur).
  • John Wayne, un hombre idealista, de gran presencia física y de fuerte carácter, y sin embargo ningún planeta aparece en signos de Fuego en su carta astral. Le recordamos en los numerosos papeles de héroe que interpretó, siempre dispuesto a la acción: Escrito bajo el sol, Río bravo, ¡Hatari!, La taberna del irlandés, El dorado, etc. Personalmente, también supo sobreponerse a una ruina financiera con 52 años, en 1959, y empezar de nuevo, superar una gran crisis de salud en 1964 (cáncer de pulmón, un gran consumidor de tabaco, una planta que estimula la energía del corazón, en medicina china corresponde al elemento Fuego) y seguir trabajando tanto en el cine como en la televisión a pesar de su progresiva delicada salud.
  • Clark Gable, sólo Urano en Sagitario, me vienen algunos papeles al recuerdo en los que hace de rebelde, en los que quiere hacer lo que le da la gana, incluso vivir de forma egoísta, pero termina siendo un humanista. Recuerdo, por ejemplo, su papel en Capri, hombre activo que va con mucha prisa a solucionar unos asuntos, pero se encontrará con el amor, el corazón manda.
  • Sean Connery, el primer y más famoso “Agente 007”, sólo Urano en el signo de Aries, le va perfectamente para esa serie, siempre poniendo su vida en riesgo con intrepidez, pero no deja de ser un humanista que trabaja para la humanidad.
  • Leslie Caron, de pequeña estatura, cantante, bailarina, con explosiones de genio y tan sólo Urano en Aries. Hay que apreciar su papel en Operación Wisky donde termina imponiéndose y haciendo lo que se propone a pesar de su aparente “fragilidad”.
  • Omar Sharif, con 4 planetas en Aries y 1 en Leo, una persona cosmopolita, hablaba varios idiomas, vivió en varios países, campeón de bridge, proyectando en sus películas una imagen de elegancia, siendo su papel más romántico –energía de Leo- en Doctor Zhivago (el amor de Lara es su chispa en la vida). También protagonizó al caudillo de los mongoles Gengis Kan; e interpretó el papel de líder político Che Guevara en la película Che!. Y esta es una de sus frases que también delata la presencia de estas energías de Aries y de Leo, de FUEGO: “Yo creo en el destino, y mi destino es ser lo que soy”.
  • Y dentro del mundo del arte quiero mencionar, por un especial cariño, a Vincent Van Gogh, con una vida complicada y un trágico final: cólera, pasión, sentimiento. Presenta en su Carta Astral al Sol -y sin contactos con otros planetas- en Aries (y Mercurio), y en Sagitario la Luna y Júpiter, 4 planetas en Fuego y 3 planetas en Agua (temperamento linfático) además del Ascendente y el MC. Según Hipócrates se corresponde con un carácter digestivo-musculoso (bilioso); 3 planetas en Tierra –tipo cerebral- (nervioso) y ninguno en Aire.


Respecto a los elementos, ocurre lo mismo en la Naturaleza. Para Paracelso (Botánica oculta, Las plantas mágicas), las plantas de Fuego tienen un perfume penetrante, un color encarnado, una forma retorcida, un volumen mediano y los frutos poseen un sabor picante, como vemos no pasan desapercibidas ni mucho menos.






"Somos de una llama, toda clase de estrellas y soles,
Todos somos de Dios, Quien ordenó desde la oscuridad la Luz
y dió al alma del hombre el milagro de la Vida.

(Russel Janney, "El milagro de las campanas")



En el triángulo de Fuego tenemos los signos vitales de Aries, Leo y Sagitario (Cruz Cardinal, Fija y Mutable, respectivamente), que nos dotan de unas cualidades y características propias que irán desarrollándose con el tiempo y que podemos aprovechar positivamente para nosotros y para nuestros congéneres. El resultado de lo que hagamos con estas propiedades asociadas al signo dependerá de nuestro grado evolutivo, de nuestra evolución o involución como personas, como “ser humano”, de la coordinación que hagamos entre mente y corazón guiados por la luz del Alma y la conexión con la Fuente de Amor y Sabiduría Universal.

ARIES

Le interesa la acción en lo inmediato, nada de cosas que estén a distancia, es en lo inmediato en donde pone la energía, estímulo es igual a acción en este signo, por lo que encontramos impulsividad, impaciencia, iniciativa, improvisación, intrepidez, pasión, emotividad, voluntad, lo imposible no les frena, la provocación les seduce, el deseo les mueve.
¿Cuáles son los problemas para esta energía de Aries? Toda esa fuerza tan primaria habrá de encontrar mesura, por algo su signo opuesto y complementario es Libra, la temeridad puede conducirles a situaciones difíciles, máxime que no les gusta ser aconsejados, a la violencia por fanatismo, al abuso de su autoridad sostenida por su idealismo cuando no practican el respeto con sus semejantes y la diplomacia adecuadas en cada situación, y a los arrebatos de ira. Aries habrá de desarrollar la disciplina (a Capricornio le sobra, también forma parte de la Cruz Cardinal) y el amor incluyente (integrando la energía del Cáncer, también forma parte de la Cruz Cardinal).

LEO

Saliendo de las aguas profundas del mar de Cáncer llegamos al renacer del día, en el signo de Leo nos identificamos con la luz, el amor y la creación, porque la creación se origina en el AMOR.
Como signo de Fuego la ambición y el poder les acucia, la vanidad y el orgullo les puede acechar, son voluntariosos, firmes, enérgicos, con gran capacidad para el auto control, son buenos organizadores y tenaces,  capaces de fidelidad, lealtad y franqueza; de carácter protector y afectuoso, un emotivo que necesita sentir y poseer, exhibirse y controlar. Es un signo sociable movido por el deseo y la pasión que habrá de cuidarse en desarrollar altos ideales y un carácter noble, el oro es el metal asociado a este signo, para no convertirse en seres altaneros, atrevidos y tiránicos sin honor. Si la conciencia de un nativo Leo evoluciona adecuadamente tomará conciencia de que tan sólo es una expresión del Yo superior y desarrollará una gran capacidad para ser amoroso.

SAGITARIO


Esta energía de Sagitario inclina a vivir según unos ideales, es necesario franquear los límites materiales y espirituales gracias a una gran curiosidad para explorar y viajar por el mundo de la mente abstracta (filosofía, religión) y por el planeta y sus continentes, tendencias que le convierten en un profesor nato, en un guía adecuado si la vanidad y el deseo de popularidad no son la motivación; es sociable y posee la cualidad de ser adaptable y, como Aries, un amante del deporte. Sagitario sostiene una lucha entre lo instintivo y lo espiritual, dependerá de su madurez y evolución, se mueve entre el mundo de la materia, que quiere gustar y disfrutar lo máximo, porque es un aventurero sensual, puede tener gustos refinados pero también tiende al exceso y por ello pudiera resultar un glotón y un derrochador excéntrico, lo que pudiera extenderse a una avidez de conocimiento intelectual en su cultura y la de otras más lejanas, conocimientos clave para llegar a la verdad y a la comprensión de las leyes del universo, si vencen cierta tendencia a la inconstancia, al fanatismo y al orgullo que pudiera perderle en comportamientos egoístas. Es un gozo encontrar un Sagitario ético y de principios, un optimista que quiera compartir con nosotros sus conocimientos e ideales, porque lo hará con entusiasmo y humor y dándole un sentido práctico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario