viernes, 5 de octubre de 2012

La Luna en Escorpio aspectada por la entrada de Saturno en este signo




Como Saturno tiene un ciclo de 28 años aproximadamente miremos hacia atrás, lo primero. Observemos, recordemos cómo nos sentíamos y qué vivimos hace 7 años, la cuadratura desde Leo, y después 14 años atrás, la oposición desde Tauro, y así, vamos hacia atrás para considerar la anterior conjunción. Es importante reflexionar en ello. Ahora bien, en ese momento la carta natal ha progresado, con lo cual consideremos las cartas de las progresiones primarias, y los tránsitos también son diferentes. Y, podemos considerar las progresiones conversas. Añadiendo que las vivencias, experiencias, retos, proyectos también han ido modelando nuestra personalidad, han ido dando matices nuevos a nuestras ideologías y a nuestro sistema de valores. Incluida la formación que hemos adquiriendo en diversas áreas, sobre todo en la metafísica, psicoterapias y terapias múltiples por circunstancias concretas.

Antes de interpretar por completo cómo podrá repercutir en su totalidad la conjunción de Saturno a una Luna situada en los primeros signos del signo de Escorpio ante todos hemos de considerar la situación cósmica de la Luna: con qué planetas se encuentra aspectada, o si no lo está, qué casas rige y en qué casa de la carta natal se encuentra. A mí también me aporta el considerar si está aislada en relación a que pudiera ser el único planeta en un elemento o respecto a una modalidad (cruces).

Y después de tener todo esto en cuenta, sí, podemos dar algunas notas respecto a una Luna en Escorpio ahora sintiendo la conjunción de Saturno, pero son pinceladas generales matizadas por todo lo descrito anteriormente.

A pesar de que se pueda ver poco favorable a una Luna en el signo de Escorpio yo creo que cuando el alma ha elegido esta energía es porque tiene un don, un reto, por supuesto, pero también lo necesario para evolucionar. Yo le pregunto a esta Luna si en su expresión ha aprendido a relajarse, a confiar, a arriesgarse y confiar en sus relaciones íntimas. Indudablemente Escorpio es emotivo pero no siempre deja ver su lado sensible, las experiencias en el seno familiar, respecto a la madre y en cuanto a la propia energía femenina son intensas y apasionadas, se exprese o no. Depende de cuándo llega Saturno a esta Luna, y si esta Luna ya tiene contacto con Saturno en la carta natal. Si no lo tiene, ahora nos encontramos que hemos de mirar qué edad tiene la persona, si es joven y por tanto es la primera vez que llega Saturno, o si ya ha conocido esta visita.

A mí Saturno se me figura una energía muy seria, sería un personaje maduro, sabio, organizado, perfeccionista. En una versión menos amable de su manifestación puede ser muy rígido por exceso de celo, manifestar mucha ansiedad por cargar con demasiadas responsabilidades, algo huraño y solitario, esto último le haría entrar en fases de melancolía y pesimismo. Con él la situación es de exigencia, porque hay que demostrar lo mejor, porque se exige de uno mismo lo mejor, pero llevado a un extremo esto puede generar ansiedad. ¿Qué podría decirle Saturno a la Luna en Escorpio? ¿O qué le podría hacer sentir para que crezca y adquiera mayor sabiduría?

Saturno va a decirle a nuestro yo emocional la verdad acerca de las necesidades que se tienen en las relaciones, sobre todo en las íntimas, y si algo no va bien, produce mucha frustración. Por supuesto habrá qué revisar qué tal anda en cuanto a celos, sospechas, envidias, si las tiene y se deja llevar por ellas, o si comparte su territorio de intimidad con personas que expresan pasiones fuertes y difíciles. Saturno viene a organizar, y la Luna siente que tiene que crecer y asumir los cambios que son necesarios si de verdad quiere sentirse bien y crecer. Es hora de asumir responsabilidad respecto a las propias necesidades. Si no es maduro, tal vez sea una época de asumir responsabilidades nuevas en la casa, respecto a la familia –alguien que ya es mayor y envejece, pero va a ser una época para implicarse. ¿Se puede sufrir? Siempre sufrimos cuando no queremos entender qué tenemos que aprender, qué tenemos que cambiar, qué decisiones sabemos que nos convienen y las posponemos. Es mejor ser humildes y fluir, tampoco hay que dejarse hundir por un exceso de severidad, con uno mismo o porque alguien asume esa energía, eso crearía un exceso de tensión que terminaría perjudicando al estómago, a órganos sexuales, a la circulación linfática, por ejemplo.

Desde luego Saturno trae a la conciencia reflexiones acerca de la austeridad, pero si se ha sido excesivamente consumista y enfocado al logro de poder y fama, tal vez Saturno traiga una ayuda para consolidar las ambiciones, o tal vez si han sido excesivas frene proyectos. Espiritualmente se trata de impulsar al alma a una mayor madurez.
Hay que observar la carta natal según las indicaciones descritas, la situación cósmica de la Luna, porque encontraremos colores y matices muy diferentes.

Tal vez es el tiempo para consolidar una relación o tal vez es el momento para hacer frente a una relación que no está aportando más que dolor, que se deteriora, que bloquea el flujo de la vida.

Tal vez es el momento de revisar cómo cuido mi cuerpo, qué hábitos tengo, cómo me alimento. Tal vez es el momento de ocuparse de asuntos vinculados a propiedades inmuebles, terrenos, casas. Es momento de ser realistas y prácticos, respecto al ámbito terrenal. Pero sin olvidar el aspecto psico emocional y metafísico de todo lo que estemos viviendo y de todo lo que nos esté ocurriendo.

Tal vez es el momento para estudiar, investigar y profundizar respecto a la rama femenina de la familia, qué aportaron o qué aportan las personas más ancianas. O qué tengo yo que aportar en este momento.

Es tiempo de transformación, esto sin duda, metamorfosis, muerte y renacimiento. Renacer.

Estas son algunas sugerencias, sabiendo que, por supuesto, se podría ampliar todavía mucho más, y, sobre todo, personalizar.

2 comentarios: