jueves, 21 de febrero de 2013

Fluyendo con las energías a nuestro alcance



Pronósticos para Febrero 2013

Hay épocas concretas en las que sentimos que el ritmo es diferente, que lo que estamos viviendo, a veces organizado y en otros casos de manera imprevista, está determinando un giro en nuestras vidas, tal vez lento, tal vez imperceptible aún, porque desde fuera no se precipitan circunstancias excesivamente chocantes, sino más bien por la actitud que respecto a ellas tomamos nosotros. Porque al fin y al cabo, se trata precisamente de ser conscientes de la actitud con que abordamos los hechos de nuestra vida. Inevitablemente en un primer momento surgen sentimientos y emociones que podemos más o menos reconocer, que pueden más o menos desbordarnos, tal vez nos sorprendemos en nuestra respuesta automática, irracional, visceral, espontánea. El plan es que tomemos contacto con nosotros mismos, -sentimientos, ideas, sensaciones, percepciones-  porque estamos creando una nueva realidad y todo comienza por la creación simultánea y paralela que efectuamos también en nuestro interior, estamos creciendo, evolucionando constantemente.
Esta semana está siendo rica en cuanto a acontecimientos que ocurren en nuestro sistema solar. Los planetas cambian de ritmo. Hemos de asumir responsabilidades, reaccionar desde la madurez, o desarrollarla, será necesario disciplina, hacernos conscientes de nuestros límites, pero también hemos de tener valor para poner límites a algunas personas y situaciones. Pararnos, reflexionar, meditar, será necesario dedicar un tiempo para nosotros mismos y de esta manera saldremos después con el impulso necesario para tomar iniciativas y realizar proyectos, expresarnos con mayor plenitud.

Esta semana Saturno se ha puesto retrógrado a 11º de Escorpio. ¿Cómo aprovechar esta energía de Saturno para nuestras vidas?
Realmente lo que importa es permanecer receptivos. Según se aproxima la hora de la salida del Sol, y antes de que se vislumbren sus primeros rayos, las aves comienzan a cantar, a esto me refiero con estar receptivos, porque al igual que el Sol,  la energía que nos llega de un planeta cuando es más intensa, como en los casos de retrogradación, estación y movimiento directo, podemos recibirla, es nuestra, es para nosotros. Saturno nos invita a abrirnos a la Sabiduría y al Conocimiento para deshacer desde la Luz nuestros terrores nocturnos, para combatir la sensación que nos pudiera dejar una pesadilla en la noche. Desde la introspección podemos trabajar los miedos, bloqueos y el karma. Con disciplina, hemos de buscar mantener nuestros pensamientos positivos y creativos e intentar aceptar nuestras emociones consiguiendo que no nos desborden continuamente. Ahora más que nunca podemos hacer un trabajo sobre las fuerzas de nuestro inconsciente realizando una limpieza, pero esta limpieza la vamos a realizar de una manera diferente, a través de la Luz, permitiendo que entre y entre, es tiempo de conexión, y que vaya llenando todos los rincones de nuestra mente, de nuestra psique donde pudiera haber obstrucción y bloqueo.
En el plano material es tiempo para ser también organizados y previsores, para actuar con disciplina y preparar nuestros asuntos, planificar nuestra economía con espíritu práctico y conservador, y sabiendo que hemos de tener paciencia y constancia. Sin embargo, tal vez es tiempo de cosecha para algunas personas, de alguna pequeña cosecha tras esfuerzos continuados. En todo caso, habrá que trabajar bastante, por una causa o por otra.

Mercurio también cambia su dirección el viernes 22 de febrero y en su movimiento retrógrado nos invita a centrarnos en todo lo que tiene relación con llamadas, escritos, documentos, gestiones, comunicaciones. Habrá que poner cuidado, evitar despistes, estar presentes y conscientes, para no perder papeles u otras cosas, aunque también puede que acabemos de encontrar algo que habíamos perdido hace un tiempo, o hace poco.
Desde el signo de Piscis nos pide escuchar nuestra intuición, conectarnos con nosotros mismos, dedicar tiempo para la introspección, a la meditación. Como ocurre con esta energía hemos de evitar los malos entendidos a la hora de comunicarnos, y desde este signo de Piscis estemos atentos a los olvidos, nuestros o de otras personas. A veces las cosas no saldrán como esperábamos o planeamos, toman otro giro, pero mantengámonos dispuestos para la acción,  para tomar iniciativas. Eso sí, dispuestos a adaptarnos, a fluir y a reconsiderar y reorganizar lo que planeemos, fluir, pero sin abandonarnos del todo, porque es posible que sea necesaria la acción enérgica y que nos afirmemos.

Los próximos días pueden ser importantes para los Piscis y para los Virgo, incluso para los Géminis y los Sagitario, o personas que tengan planetas en estos signos. Al fin y al cabo transitarán por Piscis cinco planetas, nada menos que un 50% del total de las energías del sistema solar. Así que pueden surgir oportunidades para el amor, las relaciones, la firma de documentos y acuerdos. Son días para la acción desde el corazón, desde la compasión y la bondad, la generosidad; días de inspiración, de creación mística, la creatividad, la fantasía y la imaginación están a nuestro alcance para proyectos artísticos. Y también hay mucha energía disponible para utilizar en terapias, para la sanación, para el reequilibrado energético, con amor, con intuición, con terapias y con sustancias etéreas podemos lograr unos resultados extraordinarios. Es tiempo de eclosión para trabajar con las flores de Bach, por ejemplo, es tiempo para que el “ki” sanador sea utilizado. Un momento intenso para artistas y terapeutas.
También habrá que tener cuidado con los que hablan y hablan, pero en el fondo no dicen nada, siguiendo un afán compulsivo, nerviosismo, y, en algunos casos, propósito de aturdir, de engañar, de confundir.


Y ya para el Lunes 25, celebramos la Luna Llena, en el signo de Virgo puesto que el Sol está en Piscis. Tolerancia y Coraje son los dones de estos signos, respectivamente, según nos mencionaba Dane Rudhyar. Tanto Virgo como Piscis seguramente habrán venido sintiendo la intensa energía en sus vidas que facilita el cambio, las separaciones y los nuevos inicios en busca de libertad, nuevos espacios y mayor autonomía, novedades y la creación de un ciclo distinto y renovado.
La Luna Llena en Virgo pone de relieve temas de vivienda, casa, familia, hogar, emociones, y, tal vez lo más importante, yendo más allá de lo material, las propias raíces y fundamentos que sostienen nuestra existencia, ir hacia dentro y examinar en nuestro interior cómo me siento y cómo poder expandirme conscientemente y disfrutando de la propia existencia así como de la vida en general. Con humor y con amor, con mayor aplomo, seguridad y fuerzas interiores renovadas.

Tierra y Agua, mutabilidad. Realmente con los cambios de Saturno en Escorpio y de Mercurio en Piscis y el Sol en Piscis cobra importancia este elemento. Así que creo que el trabajo sobre las emociones resultará revelador para muchos de nosotros. Cómo las vivo, las expreso, si me desbordan o las reprimo. Los dones del agua son la sensibilidad, la receptividad, la adaptación, la inspiración. Pero hemos de cuidar si desbordan inadecuadamente, porque entonces nos conduce esta energía al sentimentalismo y a la sensiblería, a las crisis de llanto, a la sensación de impotencia, a la depresión, la manipulación, el victimismo y la impotencia, y tras estas capas un acumulo de rabia e ira. En todo caso, infelicidad y desorden. Y nosotros podemos elegir desde nuestra conciencia superior la armonía y el equilibrio, la comprensión y la sabiduría. Podemos elegir crecer, madurar, el respeto, hacia nosotros mismos y hacia nuestro entorno, y de nuestro entorno hacia nosotros, también depende de nosotros, de nuestra posición y afirmación, de nuestra individualización e independencia. El quincuncio de la Luna y Urano es precisamente una invitación a revisar todo lo concerniente a la libertad y autonomía. Sin olvidar que la amistad profunda se mantiene en planos diferentes, en planos diferentes físicos y extra físicos, las separaciones pueden resultarnos a veces más o menos difíciles, las ausencias físicas, pero no olvidemos que seguimos en comunión siempre en el Uno.

Evitemos la confusión, el caos, el engaño y el autoengaño, los grandes proyectos que desbordan nuestra imaginación y que en el fondo sabemos que costará llevar a cabo en un plazo concreto y corto, y que sostenidos a la larga acabarán por aburrirnos, cansarnos en exceso, extenuarnos, tal vez por ser imposibles de concretar al precio que nos exigirán. Hemos de tener mesura y prudencia pero de manera que permitamos una expresión adecuada a nuestra fantasía y que canalicemos apropiadamente nuestro sentir, siempre con prudencia y discreción.
Hagamos un esfuerzo por expresarnos con claridad, primero en nuestro fuero interno, luego a los demás, comuniquemos, recordemos, sobre todo los Piscis o personas influidas por Neptuno, que los demás no pueden adivinar lo que nos ocurre, queremos, nos preocupa o nos ocupa. Hemos de salir a su encuentro y pedir, hablar, comunicar y afirmar aquello que realmente somos y nos importa, lo que valoramos, lo que necesitamos, lo que nos da rabia y miedo. Seguramente, una vez dado este paso, el cielo estará mucho más despejado y será más fácil el camino.

La suerte está de nuestra parte, pero hemos de permanecer alertas no obstante, tal vez cueste porque podamos sentirnos vulnerables y mucho más perceptivos. Tendremos que aprender a actuar con prudencia y a la vez escuchar nuestras sensaciones, escuchar al corazón, y a la vez no dejarnos embaucar con promesas, sueños y proyectos que sabemos, en el fondo, que son exagerados.
Utilicemos la energía de la posición de la Luna en Virgo para discernir y analizar y la del Sol en Piscis para sentir e intuir. El corazón ha de encontrar vías de expresión y canalización, es tiempo para el perdón y la acogida, pero también para poner a algunas personas en su sitio, para poder expresar con humor lo que nos frustra y lo que queremos, y para dedicar un tiempo a recargarnos escogiendo a personas y situaciones alegres y positivas.

Los imprevistos pueden ser tal vez la oportunidad para hacer un cambio, innovar, romper o cambiar. Pero no seamos tampoco nosotros excesivamente compulsivos y desordenados en exceso, el entorno nos devolverá enseguida una reacción acorde a lo que provocamos, así que no nos sorprenda entonces.
Hablar por hablar y dar vueltas a las cosas supondrá un desgaste de energía y nada más, vanidad y vacuidad serán las consecuencias. Si es lo que encontramos en nuestro entorno, procuremos no dejarnos arrastrar, permanezcamos atentos y centrados en nosotros para poder elegir adecuadamente. Evitemos las actitudes adolescentes e inmaduras. Tenemos otras energías a nuestro alcance y es un momento para las oportunidades, para construir, para consolidar. No seamos hipercríticos, pero tampoco abandonados ni dejados. Evitemos estos extremos, tanto como al charlatán, al oportunista o al mentiroso. Elegir está en nuestras manos.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por compartir esto con nosotros.
    A mi me tranquiliza, pues entiendo que está pasando. Además hace que entre más en reflexión pero de una manera más positiva.
    Mucho de lo que dices aquí, ya me está pasando.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar