viernes, 1 de febrero de 2013

Soltando el enfado y la ira


¿Sientes enfado, ira, mal humor, rabia?

Júpiter se ha puesto Directo en su movimiento y este cambio de ritmo puede estar afectando a algunas personas de una manera más pronunciada. El órgano que rige Júpiter es el hígado. En Medicina China se estaría activando el elemento madera, que también está vinculado con la vesícula biliar.

Pero no vamos a echarle la culpa a Júpiter ni al hígado, ni a la madera, por supuesto.
No se trata de decir: ¡Ah, es Júpiter! O: ¡Vaya, es mi hígado! Y desvincularnos de nuestras emociones. Tan nuestras como nuestros ojos, esos que vemos en el espejo a menudo, ¿los “miramos”? Ellos también un vínculo con el hígado, ¿están rojos?

Pero qué esta pasando entonces si hemos de volver hacia dentro y sincerarnos con nosotros mismos, escucharnos y encontrar respuestas.

Júpiter rige y está asociado a la expansión, el crecimiento, el desarrollo, a la libertad. Pensemos, por ejemplo, sólo por ejemplo, en algún Sagitario que conozcamos, tan sonriente, entusiasta, vital, activo, ¡pero qué mal genio! Júpiter necesita esta libertad para expresar su creatividad y cuando se siente o está reprimido, entonces podemos ver cómo la ira llena los cielos. Aunque sea sin palabras, puede ser una mirada, una actitud, hay muchas vías de expresar la cólera con el cuerpo. El campo energético mismo se puede impregnar de esta furia y agresividad.

Júpiter está asociado a la alegría, como energía expansiva esta energía gusta de viajes, bailar, divertirse, crear, fluir, disfrutar de espacios abiertos, comunicar.
Ya, ya, ya estaréis diciendo algunos que la vida no es todo juerga.
Pero volvamos al enfado interior.

¿En qué momento te has sentido reprimido? ¿Tal vez “regañado”? ¿Tal vez influenciado? ¿Tal vez sugestionado? A veces todo es muy sutil y ocurre muy deprisa, pero uno tiene que recordar en qué momento saltaron las alarmas internas y uno quiso grita por ello, y no lo hizo, o lo hizo y “le echaron la bronca por ello”, se lo “reprocharon”. En vez de expandirse uno se bloquea, se estanca, se reprime.

La verdad, a veces ocurre por pequeñas cosas, pequeños detalles, de verdad que sabemos que no son importantes. Sabemos que surgen con personas cuyas relaciones son en general muy óptimas y saludables. No es que el otro “viniera a atacarme a propósito”, es que yo estaba predispuesto para sentirme agredido, porque estaba sintiendo y viviendo ya una falta de espacio, de libertad, por compromisos, por responsabilidades, la sensación es de estancamiento, frustración y rigidez. Tal vez es momento de trabajar precisamente la libertad interior, soltar, ser creativo, expresar, y hacer lo que de verdad queremos con calma. Administrar bien nuestro tiempo, nuestros recursos, nuestras fuerzas, sin exagerar, teniendo en cuenta los pros y los contras, pero es tiempo de libertad, de expresar hacia fuera, con entusiasmo, con alegría. Tenemos que volver a encontrar un estado de paz, tolerancia, flexibilidad, movimiento, ampliar y mejorar nuestra capacidad de visión (física, emocional y psicológica).


Se trata de permitir a la energía fluir para que el corazón permanezca en el estado de Alegría y que el Amor gobierne nuestras decisiones, elecciones y acción expansiva.

La dieta también puede ayudarnos, en general sería un poco la que se recomienda en la primavera cuando rige la Madera, pero ahora tenemos otras frutas y verduras de estación (en el hemisferio Sur estamos en invierno), así que, en general, busquemos los vegetales de hoja verde, algas y pescado blanco, por ejemplo, y en todo caso utilizar métodos de preparación de los platos de modo que resulten ligeros. Y no olvidemos las infusiones hepáticas, por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario