martes, 24 de enero de 2012

¡Mis amigos más cercanos!

LA CASA XI - ACUARIO

El Sol ha entrado en el signo de Acuario, un signo de Aire, así que algunos de los contenidos asociados a este elemento que nos vienen enseguida a la lengua son comunicación, expresión, conexión, inteligencia, conocimientos, mente.

¡Felicidades a todos los que cumplan años a lo largo de las próximas semanas!

Le corresponde a Acuario regir los asuntos de la Casa XI y querría hoy, muy brevemente, proponer que reflexionáramos acerca de los amigos que escogemos para incluirlos en la esfera de nuestra vida más íntima y personal. Estos amigos reflejan, de alguna manera, mis grandes ideales, aquellos a los que aspira mi ser interno. Estos amigos son muy importantes en nuestra vida porque, junto a ellos, intentamos ir más allá de nosotros mismos y de nuestros pequeños intereses personales egocéntricos. Juntos colaboramos para crear un mundo mejor según un ideal de fraternidad. Esto supondrá que entre nosotros, seamos dos ó tres o más, alcancemos un grado de confianza mutua, que podamos aceptarnos en nuestras diferencias, en aquello que nos distingue y nos hace tan peculiares, desarrollando así tolerancia y respeto. Muy interesante porque todo esto me hace ir trabajando mi madurez interior; es un trabajo con mi arquetipo interno de adulto.

El Aire es un elemento difícil de atrapar, de encerrar, de aprisionar, por lo que también nos vienen imágenes de algo que puede quedar lejano y distante, aunque no exactamente frío, porque puede haber aire caliente y aire frío, si queremos llevarlo al ámbito de un sentir más emocional. Y en cuanto a la distancia es algo relativo, porque realmente vivimos rodeados e inmersos en el elemento Aire, y precisamente cuando falta, nos asfixiamos; ésta es la expresión familiar de “necesitar un poco de aire” ante relaciones que oprimen; o “me voy a tomar un poco el aire”, cuando nuestra mente se embota. Así que las relaciones marcadas por Acuario son, precisamente, de libertad. Y esto no es tan fácil ni evidente. Hemos de considerar todo el eje Leo–Acuario. Para llegar a estas relaciones tan ideales, hemos de habernos desarrollado en la energía de Leo: la apertura y la entrega del corazón, y ello no puede tampoco ocurrir sin haber desarrollado previamente un yo interior fuerte, independiente, individualizado, generoso, una óptima autoestima. Sólo así en Acuario podrá expresarse en plenitud, sin posesividad, sin inseguridades, sin  complejos ni inhibiciones.

Se forma un perfecto equilibrio entre Leo-Individualidad y Acuario-Fraternidad. Cuando se consiga este equilibrio, todo podrá fluir.

No es necesario llegar a ningún extremismo para conseguir romper un desequilibrio que venga de Leo, un ego excesivamente fuerte y centrado en sí mismo. Es suficiente con inducir la apertura del corazón, lo que requiere paciencia y dedicación. Los sistemas de pensamientos totalitarios, únicos y uniformados ya se han probado a lo largo del siglo XX, con todas sus terribles, destructivas y dolorosas consecuencias, y sus compensaciones posteriores. Todas esas revoluciones extremistas y radicales no consiguieron que en nuestra época actual se esté viviendo desde el corazón con un espíritu generoso, altruista, alegre y próspero. Acuario propone la revolución del pensamiento y de las ideas que tenemos, las de cada uno, responsabilizarnos cada uno de nosotros mismos siendo conscientes de que así podemos crear sociedades basadas en la igualdad y la fraternidad.
Acuario me propone alcanzar unas relaciones de igualdad y libertad y, junto a mis amigos más escogidos, dándonos apoyo en todas las dimensiones de nuestro ser (física, emocional, psicológica y espiritual), podemos ir conquistando interiormente y reflejando en nuestras vidas actos y decisiones tomadas y ejecutadas precisamente desde este centro de apoyo mutuo. Así seremos capaces de expandirlas, poco a poco, a todos los sectores y relaciones de nuestra vida cotidiana. Y desde estos pequeños, o medianos o grandes núcleos, crear una red cuya continua energía sea el Amor. Y no olvidemos que no estamos solos, que la Gracia, que el impulso del Amor de la Vida que nos ha creado siempre está ayudando y favoreciendo nuestros procesos evolutivos.

¡Un gran regalo de la Vida, nuestros amigos de la Casa XI-ACUARIO!

1 comentario:

  1. Precioso, Mª josé.
    Gracias por el regalo de tus palabras, y por la sencillez y claridad con que expones

    ResponderEliminar