miércoles, 18 de enero de 2012

Tú eliges, carencia o Plenitud

Muchos somos aun los que pertenecemos a una generación cuyos padres y hermanos mayores, en ciertos momentos, durante la Guerra Civil y la posguerra, sufrieron carencias. La huella de la carencia puede estar de alguna manera en la memoria tanto de nuestras células como en el recuerdo lejano de cosas que nos han contado. Ante circunstancias tensas de la vida, ante circunstancias que se complican y por las cuales vemos frustradas nuestras expectativas y nuestros deseos de “tener y poseer” especialmente en lo material, se van a activar estas memorias en nuestra mente, y es ahora cuando hemos de ser conscientes de ello.


¿Es el sentimiento de carencia lo que me motiva a emprender esta lucha?


¿Es el sentimiento de carencia lo que me impulsa a hacerme sentir imprescindible?

¿Es el sentimiento de carencia lo que me lleva a evadirme de una situación y hago como si no ocurriera nada, insensibilizándome, evitando implicarme y repitiéndome“que con el tiempo se arreglará todo”?

Es tiempo de sanar, Neptuno entrando en Piscis me invita a “soñar” con el paraíso, y construir un paraíso en este momento, aquí y ahora, en mi presente. También depende de mí, yo participo activamente en ello, soy protagonista principal, porque son tiempos de liberación. He de entrar en mi mente y ver qué pensamientos “rugen”. Urano me invita a la libertad, y para ello he de sacar de mi mente los pensamientos sombríos y negativos y así poder construir. Saturno, un espacio de armonía y belleza, Saturno transitando por Libra.

Recuérdate a ti mismo constantemente que tu cuerpo tiene una maravillosa sabiduría para autorregularse y que tu Ser interior también sabe autorregularse. Simplemente debemos permitirlo quitando obstáculos, mirando y observando nuestros pensamientos, pues ellos construyen nuestra realidad, está en nuestras manos, está en tus manos, eres, somos creadores de nuestra realidad. Tengamos para ella paciencia y fe en nosotros mismos, confianza en nuestras capacidades y poder de transformación interior.

Siente que para ti hay –y habrá siempre– un lugar apropiado en el Universo, en este planeta, y recuerda que tú no eres un “perdedor”. Esto es una creencia y depende de ti sacarla de tus pensamientos. Tú te mereces lo mejor, tú vives en un planeta que tiene recursos para todos y a cambio sólo nos pide respeto y amor. Elige bien tus pensamientos con conciencia, permanece atento, presente en ti, activo. Obsérvate con cariño y encamínate hacia la plenitud. Depende de ti, recuérdalo, eres el actor principal, tendrás siempre a tu lado a personas que te ayudarán y todo lo que necesites. Esto sí es importante que esté entre tus pensamientos principales, porque es así, siempre. Todo esto hará subir tu vibración, estos pensamientos restauran la energía de tus chakras y de tu campo eléctrico-magnético. Sólo tienes que conectar con pensamientos de plenitud respecto al Amor. Recuérdalo, vuelve a tu corazón porque es la sede del Amor con el que has sido creado y participas en este Universo de la Unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario