lunes, 9 de enero de 2012

El sentido de la cruz como símbolo

Capricornio junto con Tauro y Virgo son signos de Tierra. Los signos de agua son Cáncer, Escorpio y Piscis. Estos seis signos los identifico con el eje horizontal de la cruz.
Tauro rige el mundo de los sentidos, es una energía que nos vincula con el entorno a través de la sensitividad. Lo que puedo ver, oler, tocar, gustar y oír, necesito de mi cuerpo físico para relacionarme con el entorno. Virgo es la energía que me ayuda a vivir de una manera práctica en el mundo de la materia, el rendimiento y la producción, por ejemplo, y Virgo también me exige poner atención y cuidado a las necesidades de mi cuerpo, a llevar una buena dieta y un ritmo de vida equilibrado que favorezca mi salud. Y Capricornio me exige ocuparme de la realidad, el tiempo, de mis metas y ambiciones más elevadas.
A través de los otros tres signos que son de agua entro en el mundo de la sensación y los sentimientos, me conecto con  mis emociones y mi sensibilidad. La vida cotidiana influye en mi campo emocional. Esta línea horizontal es la que muy a menudo nos causa tantos sufrimientos y dolores, son experiencias que nos pueden conducir al placer y el bienestar, pero también nos podemos ver sumergidos en momentos de tormentos y confusión.

¿Cómo salir? ¿Cuál es la vía de la resurrección? ¿Cuál es el camino para reconectar con mi libertad? ¿Existe alguna salida?

¿Cómo conseguir renacer?

La línea vertical de la cruz es la clave para poder transformarme, para elevarme, la vía son las energías trascendentales que rigen los signos asociados al fuego y al aire. Para elevarme como una cometa he de cambiar mi sistema de pensamiento, mi lenguaje, mis ideas e ideales, he de procurar poner atención respecto a aquello que leo y veo continuamente con mayor asiduidad, respecto a aquello de lo que hablo más a menudo, con lo cual también he de revisar mis círculos de amistades, los grupos en los cuales participo y las actividades propias de los mismos. Con iniciativa, con entusiasmo y, sobre todo, escuchando a mi corazón para poder discernir aquello que me conduce siempre hacia una vida auténtica, a la expresión de mi verdadera esencia, porque de esta manera me siento ligero y capaz de todo, porque precisamente sé que depende de mí, que no soy esclavo de circunstancias ni debo permanecer atado a personas  que me apagan. Mi búsqueda es la plenitud y sólo la puedo alcanzar si me siento libre y sin condicionamientos que me asfixien y bloqueen, y yo elijo, siempre. A partir de ahora, a partir del momento en que tomo conciencia.

Hoy propongo dar un pequeño paso para ir entrando en esta vibración, os dejo con esta meditación y reconexión con el corazón. Porque el Amor es el eje principal y el motor del sentido de la vida de nuestra existencia humana. ¿Te atreves a probar experimentarlo y sentir cambios importantes? ¡Sólo es cuestión de probar! Y es muy agradable…

MEDITACIÓN - RECONEXIÓN

¡Hola corazón!

Yo sé y he experimentado que la alegría reside en tí, ¡gracias! Y la alegría expande e irradia Luz y Amor. Hoy decido conectar contigo, realmente no hay puerta de acceso ni umbral que traspasar, es mucho más fácil, estás ahí, siempre, estás aquí... Sólo hay que establecer la conexión y eso depende de mi voluntad y libertad, y ahora la ejerzo. Sí, lo sé, te escucho, la ansiedad me impide recibir la alegría que deseas compartir conmigo. Bien, me voy a relajar, sí, porque yo quiero, uno puede elegir vivir en la angustia y la preocupación de la cabeza y sus pensamientos más turbios y oscuros, o uno puede elegir tranquilizarse, dedicarse un espacio para la paz y el silencio, un silencio donde pueda cantar nuestro corazón.

Para relajarme inspiro y expiro, inspiro luz y armonía, paz y bienestar, expulso preocupación y miedos. Varias veces, sosegadamente.

Y si fuera necesario puedo, ¡y debo!, ayudarme con las flores de Bach y las plantas para entrar en un estado de relajación.

Y ahí, querido corazón, puedo escuchar tu música, ¡música Divina! ¡Magia! Tu puedes obrar milagros, ¡y quieres! Y yo, hoy, ahora: ¡te lo permito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario