jueves, 19 de septiembre de 2013

Descubriendo la Astrología

¿Qué es la Astrología?

Como propone Rudhyar en su obra L'Astrologie de la Transformation encontramos en la Astrología “la significación de la relación entre el hombre y el universo del cual forma parte (Principio de correspondencia, El Kybalion).”

De manera que el acercarnos a la Astrología contribuya a aumentar nuestra lucidez habremos de tener en cuenta que sus contenidos pueden conducirnos a:

- campos de experiencia diferentes

- a niveles de consciencia diferentes

- a diferentes tipos de utilización

Todo va a depender de la clasificación de sus contenidos, bien como signos, o bien como símbolos. Ambos son igualmente válidos, por supuesto. Los signos o “indicadores” son transmisores de una información, más o menos precisa, y de esta manera el astrólogo tiene en cuenta la posición de los cuerpos celestes y las relaciones entre ellos como indicadores de hechos o rasgos de carácter. Es psicología porque nos permite aprender a conocernos, a conocer las estructuras psicológicas que nos condicionan, nos permite comprendernos. Por otro lado, el astrólogo puede otorgar a la Astrología un lenguaje simbólico cuya función consiste en evocar en la vida humana las posibilidades de cambio en el proceso de crecimiento y de transformación, estudiando así el significado de las fases sucesivas de este proceso desde el nacimiento hasta la muerte. Así, tal como define Germaine Holley, “La Astrología puede ser considerada como el conocimiento e interpretación de los tiempos y de los ciclos que presiden la encarnación y dirigen la evolución del ser humano a través de su experiencia terrestre.” La Astrología nos permite abordar el estudio de los ritmos cósmicos (tránsitos y progresiones) y su repercusión en el ser humano demostrando así el vínculo que une al Hombre con el Universo, la relación existente entre el Macrocosmos y el Microcosmos. La Astrología nos permite acercarnos al estudio de las leyes que unen al Hombre con el Universo, descubrir el orden luminoso que se manifiesta siguiendo las corrientes de energía transformadoras (Todo es vibración -El Kybalion) que animan nuestra vida humana, tanto en lo más profundo de nuestro interior como en el desarrollo de nuestra vida exterior. Para ello cada uno de nosotros puede optar por la vía del espíritu, un conocimiento mental y uraniano o bien por la vía intuitiva neptuniana, la vía del corazón.

Charles E. Vouga en su libro “Une Astrologie pour l’ère du Verseau” nos transmitía que “El hombre es un sistema solar. Cada uno de nosotros somos un sistema solar completo. “Puesto que se ha dicho hasta la saciedad que el sistema solar es un gran átomo y que el átomo es un sistema solar infinitesimal, y el hombre está formado por átomos. El maravilloso sistema solar está formado por el Sol, un centro, y por los planetas, sus satélites, donde existe un movimiento cíclico, son lo que llamamos los atributos del ser. La Astrología va descubriendo las correspondencias en el tiempo, es decir, las relaciones entre el reloj del sistema solar y el reloj del sistema humano. Es la extraordinaria sincronización entre el sistema solar humano y el sistema solar mismo.” Porque como dice en esta misma obra “La Astrología reposa sobre dos nociones fundamentales: la ley de analogía y la ley de correspondencia.” El cielo es un espejo en el que nos miramos para comprender nuestros ciclos internos, para comprendernos en nuestra naturaleza profunda esencial. A su vez, nosotros somos un espejo de todo el cielo. Para entender el principio de analogía tengamos en cuenta que cualquier música o cualquier obra de arte que nos conmueve es porque nosotros somos esa música misma, esa representación artística y no lo sabíamos hasta entonces, esa música que nos conmueve nos revela lo que somos. La belleza que me conmueve me revela que yo soy esa belleza.
La comprensión que vamos adquiriendo de las cosas es el despertar de nuestras memorias pasadas.

Animada por lo que decía Charles E. Vouga me propongo seguir mi camino sin pretender entender siempre las causas de las cosas pero sí intentar buscar la correspondencia entre ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario